CUERNAVACA,  MORELOS.- Llegan las vacaciones y muchos querrán que sus mascotas formen parte de esta experiencia. Sin embargo, es importante evaluar si es buena idea que tu perro te acompañe en el viaje, ya sea por sus características físicas o por el cambio de clima al que pueden exponerse.
Por ejemplo, un perro que tenga un pelaje abundante o una piel delicada, tendra sensaciones y necesidades diferentes si lo llevas a lugares calurosos.
Para ejemplificar, la Norma Oficial Mexicana (NOM) establece que las especies braquicéfalas de perros (aquellas razas de cabeza ancha y una nariz reducida) no pueden realizar viajes largos o en avión, debido a que pueden desarrollar un síndrome que les impide respirar normalmente, así como regular su temperatura corporal, lo que puede derivar en la muerte súbita de la mascota.

Hora de irse a vacacionar

Si pretendes viajar con tu mascota, considera estos consejos para garantizar su salud y tranquilidad

Considera estos 5 consejos:

1.- Asegúrate que el destino sea seguro para tu mascota: El verano no suele ser un buen aliado para perros como el Collie Barbudo o el Pastor Inglés, pues al tener demasiado pelaje se sienten sofocados con las altas temperaturas. Evalúa las condiciones de tu destino de viaje para saber necesitas cargar con accesorios especiales para su cuidado y comodidad, o incluso si es preferible dejarlo en casa para no exponerlo a condiciones peligrosas para su salud.

2.- No olvides el contacto de tu veterinario.  Cambios bruscos de temperatura y altura pueden provocar descompensaciones en tu mascota que pueden agravarse sin la atención veterinaria adecuada. Por ello, no olvides tener el contacto de tu veterinario de cabecera a la mano, o bien, averiguar qué opciones existen en el destino que visitas, para acudir en caso de que sea necesario.

3.- Garantiza un lugar para tu mascota. Es necesario corroborar que en el espacio de alojamiento permiten mascotas, sobre todo es importante conocer la documentación necesaria para poder ingresar con un animal a otro país, de lo contrario sólo tendrás contratiempos y existe la posibilidad de no poder realizar el viaje.

4.- Mantén sus vacunas al día: Un viaje a cualquier parte implica exponerse a ambientes y condiciones no habituales, las cuales pueden provocar complicaciones en la salud de las mascotas. Mantén el carnet de vacunación de tu mascota actualizado para evitar contagios por otros animales y agentes externos, y en el caso un viaje al extranjero, consultar con tu veterinario los requisitos de vacunación del lugar que visitarán.

5.- Evita contratar planes de viajes piratas: Las regulaciones que pone la NOM para viajar con tu mascota son muy estrictas, sin embargo, es fundamental que no las pases por alto e intentes llevar a tu mascota por líneas alternativas, pues podría sufrir daños graves. Muchas razas de perros no son aptas para acompañarte en viajes largos o a destinos específicos por lo que es mejor aceptar las condiciones y no llevarlo de viaje.

Para todos aquellos dueños que aún no se deciden por viajar con su perro, existen diversos servicios de hospedaje que te permiten disfrutar tu viaje y a tu perro su nueva estancia temporal. Para ello es necesario conocer el espacio en el que se hospedará, a la persona a su cargo, conocer la relación entre ambos, llevar accesorios básicos y favoritos del can, así como algunos contactos de emergencia.

Asegúrate que la persona que se quede con tu perro esté preparado para hacerlo y que ame tanto a los animales como tú. Existen servicios que durante el tiempo de estancia mandan imágenes y vídeos de ciertos momentos o actividades de tu can, de esa forma podrás saber, en tiempo real, que pasa con tu mascota.

Hatchi.
Kiba.
Ca

¿Debo dejar que mi perro me lama la cara?

No hay acuerdo sobre el tema y está claro que tiene tanto sus ventajas como sus inconvenientes. Si quieres disfrutar de los beneficios de que tu perro te lama y evitar los inconvenientes, lo mejor es que te dejes que te lama pero no que lo haga en la cara. Deja que lo haga por ejemplo en la mano y lávatela inmediatamente después.

1. Reduce las alergias
Está demostrado que estar en contacto frecuente con animales es bueno para el sistema inmunitario. Los niños que crecen en compañía de alguna mascota tienen menos posibilidades de desarrollar alergias respiratorias. Por lo tanto, esos lametazos pueden ser muy positivos para la salud.

2. Fija los roles de líder y seguidor
Para un perro lamer es algo instintivo que está en su naturaleza. De hecho, es común que en las manadas de coyotes y lobos los seguidores laman al jefe como una muestra de respeto. Si tu perro te lame te está demostrando que saber qué eres tú el que manda.

3. Reduce el estrés
Los perros suelen lamer a sus dueños cuando llevan mucho tiempo sin verlos. Para ellos es una forma de liberar el estrés y las tensiones. De hecho, no dejarles hacerlo puede provocar que acaben lamiendo las paredes, los cojines, etc.

4. Nos hace felices
Recibir el cariño y el amor de un animal libera dopamina y serotonina, lo que hace que inmediatamente nos sintamos más contentos.

Inconvenientes...

1. Riesgo de infecciones
La boca siempre supone un riesgo de infección y en los perros ocurre lo mismo. A través de su saliva pueden llegar a ti diferentes infecciones bacterianas, lo que puede generar desde una gingivitis a una tuberculosis en los casos más graves.

2. Intoxicación alimenticia
Los perros se pueden llevar a la boca prácticamente cualquier cosa, por mucho que los controlemos. Por lo que su saliva puede llegar a causar una intoxicación alimenticia tan conocida como la salmonella.

3. Te puede morder
Generalmente no conocemos a los perros tan bien como creemos. Si el perro no es nuestro se deberían evitar los lametones, ya que nunca puedes estar seguro de lo que de verdad quiere el perro, y si le acercas la cara podrías asustarlo y llevarte un mordisco.
Luna y Burbuja.

Nemo Goku y la pequeña Zoemy.
Benito.
Kira.
Randy y el chaval Brandon.
Mia Culuchi.
Panqué y su mami.
M
Struffy Güemes.
Nicolaza.
 Capulín, Peluchín, Rex y Chaparro, con su humano.
Peludo Camacho.
 Cliriberto.
El Dino.
Maya.
Orson.
Yoko.
Feliza.

El San Bernardo
El San Bernardo pesa entre 60 y 90 kg y mide alrededor de 70 cm. Su pelo liso y largo presenta una combinación de color blanco con marrón rojizo, rojizo atrigrado o marrón amarillento. Su cara de bonachón denota su carácter tranquilo y cariñoso, pero contrasta con su cuerpo fuerte y musculoso preparado para la montaña.
Es importante adiestrarlo correctamente desde cachorro, porque tienen mucha energía y puede ser difícil controlarlo.
Con información de internet
Maggie y Bartola.
Boni-facia.
 

Por: Redacción Ddm
local@diariodemorelos.com


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado