Los médicos del Hospital Infantil de Texas lo declararon muerto por estrangulación.

El diario The State informó de un hecho terrible que conmocionó a todo Houston, Estados Unidos. Una niña de seis años asfixio a su hermano menor hasta la muerte porque "no dejaba de llorar".

El hecho ocurrió mientras ambos menores de edad estaban esperando a su padre en el carro mientras él hacía compras en un almacén. Cuando regresó le dijo "hice algo malo" y el niño ya no respiraba.

Según narró el hombre, la pequeña le confesó que tomó el cinturón de seguridad y ahorcó a su hermanito de un año para que parara de llorar. Aunque Adrián intentó reanimar a la víctima, los médicos del Hospital Infantil de Texas lo declararon muerto por estrangulación.