Por segundo año consecutivo se conmemora este 14 de abril el Día Mundial de la enfermedad de Chagas, con la intención de concientizar a la población sobre la importancia de prevenir este padecimiento que puede ser mortal si no se atiende a tiempo.

La enfermedad de Chagas, también llamada tripanosomiasis americana, es una enfermedad potencialmente mortal y se transmite por el parásito Trypanosoma cruzi. Se calcula que en el mundo hay entre seis y siete millones de personas infectadas.

Las chinches, que se alimentan de la sangre, defecan u orinan cerca de la herida que dejan al alimentarse, cuando la personas picada se frota empuja es cuando entra al organismo. 

Si este padecimiento se detecta a tiempo y se da el tratamiento indicado el paciente se puede  curar. Si no se atiende de manera oportuna, con el paso de los años las personas pueden sufrir trastornos cardíacos, alteraciones digestivas, neurológicas o mixtas, además de que puede provocar la muerte.

Los casos en Morelos

En Morelos, en lo que va de este año, no se tiene registro de casos de la Enfermedad de Chagas. En 2020 se reportaron 18 casos, mientras que en 2019 fueron 33 casos.

Debido a que no existe una vacuna para evitar el mal de Chagas, en México el control vectorial ha sido el método más útil de prevención, por ello constantemente se emiten recomendaciones como mantener la limpieza constante en los hogares, principalmente en los que se encuentran en zonas rurales; la preparación de alimentos debe realizarse con higiene y es importante colocar malla mosquitero en puertas y ventanas, así como aplicar insecticidas de acción residual en las casas y sus alrededores.

Si se tiene la sospecha de hacer sigo infectado por una chinche, de inmediato se debe acudir al médico, ya que la atención oportuna permite salvar la vida.

Síntomas

Los principales síntomas cuando la enfermedad está en su etapa inicia son hinchazón en el sitio de la infección, fiebre, fatiga, erupciones en la piel, dolores en el cuerpo, hinchazón de los párpados, dolor de cabeza, pérdida de apetito.

Al entrar en su fase crónica, que puede presentarse 10 o 20 años después de haber sido infectados puede ocasionar insuficiencia cardiaca, paro cardíaco repentino, dificultad para tragar debido al agrandamiento del esófago y dolor estomacal o estreñimiento debido al agrandamiento del colon.