Barcelona.- En una edición más de el clásico del futbol español, FC Barcelona y Real Madrid regalaron un entretenido empate de 1-1 en la cancha del Camp Nou, en el encuentro de ida de las semifinales de la Copa del Rey.

El segundo “asalto” de esta eliminatoria se disputará el próximo 27 de febrero en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid, en donde el equipo local parte con la ventaja de haber conseguido un gol de visitante.

El equipo “merengue” fue al abordaje desde el comienzo de las hostilidades y consiguió marcar el primer gol del partido gracias a una jugada colectiva iniciada por el brasileño Vinicius, quien cruzó la pelota para Karim Benzema y este sirvió una “diagonal de la muerte” a la llegada de Lucas Vázquez, quien empujó el balón apenas al minuto 5.

Barcelona respondió con fiereza, pero todos los embates “blaugranas” quedaron estériles ante la humanidad de un siempre efectivo Keylor Navas, quien pide a gritos la titularidad del equipo capitalino, enviando el partido 1-0 al descanso.

El acoso catalán sobre el arco de Real Madrid tuvo su premio a los 59 minutos cuando el brasileño Malcom tomó un rebote en el área y con un zurdazo lleno de decisión anotó el 1-1 superando a la defensa blanca, que recién se batía en la línea de gol para evitar lo que a la postre fue inevitable.

Así transcurrieron los últimos minutos, con un Madrid tirado atrás sacando un buen resultado en patio ajeno y teniendo que dosificar esfuerzos.