CUERNAVACA, MORELOS.- La representación seccional del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) expuso que las acciones de seguridad y confianza en esta pandemia por COVID-19, para el magisterio son indispensables para la reapertura de planteles escolares.

Lo anterior, luego de que el líder nacional del SNTE, Alfonso Cepeda Salas, entregó una solicitud ante las autoridades de la Secretaría de Educación Pública (SEP), para que la COVID-19 sea considerada una enfermedad de riesgo de trabajo.

La secretaria general de la Sección 19 del SNTE, Gabriela Bañón Estrada, reiteró que el regreso a clases presenciales en Morelos solamente será cuando el semáforo epidemiológico esté en color verde.

Asimismo, en el marco del inicio de vacunación a personas trabajadoras de la salud de salud, se pronunció por que el personal docente y de apoyo sea considerado como prioritario en la aplicación de vacunas; garantizar la atención médica y el abastecimiento de los medicamentos en el sistema de seguridad social que les corresponde.

Entre las peticiones, el SNTE consideró hacer una excepción en las clases presenciales a la base trabajadora mayor de 60 años, a quienes tienen diabetes, hipertensión, cáncer o lupus; además de las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, por mencionar algunas condiciones de salud.

Por JOSÉ AZCÁRATE / jose.azcarate@diariodemorelos.com