CUERNAVACA, MORELOS.- A veces, lo difícil no es incubar una idea para que ésta adquiera forma de negocio o empresa; lo que puede resultar realmente complicado, aunque no imposible, es conseguir que la fuente de financiamiento llegue.
En la etapa de la búsqueda están Alberto Ramírez (de 30 años) y Juan Luna (de 31 años), egresados de la Incubadora de Empresas del Tecnológico de Monterrey, campus Cuernavaca, quienes durante el último año han dado forma y viabilidad a una idea de negocio de base tecnológica.
Los jóvenes se han especializado en biología molecular y saben que poner al alcance de cualquier persona un diagnóstico clínico molecular, accesible e inmediato, puede ayudarla a atender con prontitud un problema de leucemia, de cáncer cérvico uterino o cáncer de mama.
“Estamos buscando que se pueda generar una terapia personalizada para cada una de esas enfermedades y por cada paciente”, señalan.
En el último año -tras concluir estudios de licenciatura en la UAEM y de postgrado en la UNAM- se han dedicado a lograr que la idea sea rentable; que tenga los parámetros financieros necesarios para que sea exitosa y, en este momento, se encuentran en la etapa de la búsqueda de los recursos que permitan la instalación y operación del negocio.
Lo más complejo no ha sido transformar la idea en empresa, sino la formación financiera “porque básicamente lo que hemos estudiado es biología molecular, y estamos tratando de pasar esos obstáculos, trámites y gestiones”, platican en un tono que refiere que aún conservan altas expectativas de que el financiamiento llegue.
Agregan que la idea de abrir un laboratorio molecular en Morelos tiene potencial porque actualmente no existe ninguno que haga ese tipo de diagnósticos de forma directa; a lo mucho, son intermediarios de empresas asentadas en la Ciudad de México o Estados Unidos.
El Laboratorio Molecular DXMX, como han denominado al proyecto, irá más allá de los diagnósticos que actualmente ofrecen los laboratorios convencionales, con terapias innovadoras y diagnósticos clínicos hechos por gente experta en la materia.
Además de abatir los altos costos, tendrán la ventaja de eliminar el tiempo de espera y eso, en el caso de un paciente con cáncer, dará oportunidad de iniciar de forma inmediata el tratamiento correcto.
Los trámites para lograr el financiamiento, unos dos millones de pesos, los iniciaron ante el Instituto Nacional de Apoyo al Emprendedor (Inadem), de la Secretaría de Economía federal, y siguen a la espera de la respuesta.

Reto. Alberto y Juan están empeñados en lograr que funcione su laboratorio molecular, que iría, dicen, más allá de los laboratorios convencionales.

Impacto
El área médica en donde la Biología Molecular ha tenido un mayor impacto es en el diagnóstico de enfermedades.

2 mdp es el financiamiento que buscan

“Estamos buscando que se pueda generar una terapia personalizada para cada una de esas enfermedades y por cada paciente.” Alberto Ramírez, emprendedor

Por: ANTONIETA SÁNCHEZ / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...