El paciente tenía COVID-19 por lo que personal del hospital numero 26 de Cabo San Lucas, ubicado en Los Cabos, Baja California Sur, comenzaron a atenderlo, fue entonces que le dieron a concer que su situación era crítica y que necesitaba ser entubado.

Ante esto el hombre entro en pánico, seguramente inspirado por la muchas historias que circulan sobre el COVID-19 desde que les roban el liquido de las rodillas hasta que entras pero ya no sales, por lo que arrancó el catéter del suero y comenzó a  amenazar al personal medico con el tripié de asistencia medica, posteriormente con ayuda de esta herramienta rompió uno de los ventanales del hospital y emprendió su huida.

Tras esta situación personal de la Guardia Nacional activó sus protocolos de seguridad y acudieron en apoyo del área médica, a ellos se unieron 5 médicos del IMSS y comenzaron la búsqueda del escapista identificado cómo Waldo Ramirez Rios.

 

 

Los médicos se enfrentaban a una carrera contra el reloj, ya que todo el esfuerzo físico implicado en el escape del señor Rios podría complicar su ya crítica situación, la búsqueda fue intensa y lograron dar con el paciente, pero era demasiado tarde, pues se encontraba tendido en el piso, ya sin signos vitales.

Uno de los hijos del Señor Waldo, confirmó que su padre había entrado en crisis una vez que supo que seria asistido con ventilación mecánica, después de haber ingresado al hospital hace tres días, culpando al personal médico de la muerte de su padre.

“Hace tres días y la verdad aquí vino a fallecer, por lo mismo que forcejeo con los de seguridad de urgencias y no lo apoyaron, estuvo aquí tirado un buen rato y no lo apoyaron”, señaló uno de sus los familiares

Ante tales declaraciones, el Instituto Mexicano del Seguro Social, emitió una Tarjeta Informativa donde confirma los hechos, asegurando que en todo momento, se ha garantizado un trato digno para los pacientes por Covid 19.

¿Tú que opinas?