Dale a alguien un látigo y poder sobre otros;
te sorprendería ver los pocos 
que renuncian a utilizarlos.

Carlos Bardem,
Escritor y actor español.

Si para el Estado de Guerrero hay un impresentable como Félix  Salgado Macedonio y para Zacatecas un David Monreal Ávila, para Morelos hay otro en la persona del alcalde de Tetela del Volcán, Israel González Pérez.

El de Pungarabato, acusado de violaciones varias; el de Fresnillo, por manosear a una compañera de campaña, y el de Tetela, por violencia política de género de al menos una síndica y una regidora.

Israel González Pérez, de ya casi 41 años, llegó montado en la ola lopezobradorista en 2018 a la presidencia del pequeño municipio de poco más de 10 mil habitantes, colindante con el Edomex y Puebla.

Desde el momento mismo de su asunción, asomó el carácter de pequeño cacique acostumbrado a ver a la mujer como objeto de uso y decoración, muy a pesar de la obligada paridad de género que por justicia y ley debe darse en todo cuerpo de gobierno.

No se trata de él entre prominentes estadistas, sino de gente que más allá de su fama pública en los ámbitos políticos y del servicio público, se hace notar por sus agresiones hacia las mujeres y otras bajezas o delitos.

En el caso del alcalde Tetela del Volcán, al paso de su administración el menosprecio y la violencia hacia sus compañeras de cuerpo edilicio fue acentuándose, como buen macho que se presume, en especial hacia una regidora y su síndica municipal.

Y bajo esa misma conducta busca eternizarse en el cargo otra vez por una coalición abanderada por el Movimiento de Regeneración Nacional, el mismo que ondean en sus aspiraciones de gobernantes Félix Salgado Macedonio, David Monreal y otro inmoral como el diputado por Puebla de la misma bandera morenista Benjamín Saúl Huerta Corona.

Israel González Pérez fue acusado por la síndica municipal Marixa Mirella Castro Mendoza de violencia de género y política, al negarle las condiciones para desempeñar el cargo que le fue conferido.

Una de las razones de la conducta del alcalde fue que la síndica Marixa Mirella se solidarizó con una compañera regidora que había sido víctima de violencia de género por parte del mismo presidente municipal tetelense.

El caso tuvo que ventilarse primero en los tribunales estatales electorales, de los cuales se emitió una sentencia que obligada a González Pérez a disculparse públicamente con la síndica, a lo que se había opuesto durante varios meses e hizo acaso porque de no hacerlo le habría pesado en su candidatura para reelegirse.

A regañadientes, vía los impersonales estrados, el alcalde se disculpó, pero la actitud amenazante y de menosprecio no ha cesado en contra de dos mujeres, lo que sin embargo no impide que mantenga firme la candidatura para su pequeño cacicazgo oriental.

El sello de la casa, de desprecio a los derechos y las voces de las mujeres desde el gobierno de Tetela del Volcán, en Guerrero, Zacatecas y otras latitudes, está claro que viene de sus altas esferas y se mantiene en la impunidad.

QUIERE GOBERNAR A ‘PUTAZOS’
Como si la violencia de género no fuera suficiente en el gobierno de Tetela del Volcán, el presidente municipal Israel González Pérez recién fue señalado de incitar a sus seguidores a la violencia física por la disputa territorial con pobladores de Tochimilco, Puebla.

La razón del conflicto es la pertenencia y usufrutuo de un manantial y pozo de riego agrícola, mismo que de acuerdo con información de la reportera Yadira Llaven Anzures, de La Jornada de Oriente, el alcalde dijo que hay que defender “a putazos” si es necesario.

Hace poco más de un mes, Israel González reaccionó así ante la noticia de que el regidor de Gobernación Rubén Mendoza había sido retenido con dos personas más por vecinos de San Antonio Alpanocan, que es cual ínsula poblana casi toda rodeada por territorio morelense.

Se acuerdo con la publicación regional, el regidor trató de impedir que gente de la comunidad poblana hiciera trabajos de limpieza en el pozo, por lo que fue detenido, hasta que autoridades de ambas entidades hicieron posible la liberación del morelense.

En los mismos reportes, se reprodujo la postura del alcalde de Tetela del Volcán, que dibuja en buena medida su calidad hombre de estado y representante popular que aspira a no soltar el cacicazgo:

“No quiero yo decirlo, porque estoy eufúrico (entre eufórico y fúrico), porque estos hijos de la chingada se pasaron de pendejos; las personas que quieran estar presente en el diálogo se reúnan y tomemos las mejores decisiones.”

Y por si hubiera alguna duda, el remate: “…se pasaron de pendejos, porque no dijeron los liberamos, dialogamos, y si quieren putazos…, yo soy sanmigueleño, va, uno a uno, como siempre lo hemos dicho; hoy nos tratan de amedrentar y son mamadas”.

Escríbeme a:
elsanto.oficio@diariodemorelos.com
Twitter: @ElSantoOficio_


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado