compartir en:

Con la espada desenvainada, la contralora Adriana Flores amenaza exhibir más funcionarios corruptos.

Otra vez, sin exabruptos,
lo que acaba de anunciar,
no lo crean, no sean brutos…
¡Pues nunca lo va a acabar..!

Corolario: ¡Si lo va a hacer, que lo haga sin tantos aspavientos..! ¡De lo contrario, eso es puro bla, bla, bla..!
 

Por PABLO RUBÉN VILLALOBOS