Durante un parto en un centro de salud de Ramgarh, Jharkhand (India), un enfermero, presuntamente, ejerció tanta fuerza que partió en dos a un bebé.

El enfermero dejó la parte inferior del bebé en la morgue del hospital, mientras que la mujer fue llevada a otro nosocomio en Jaisalmer. El personal indicó que se había llevado a cabo el parto, pero que no habían podido retirar la placenta.

En Jaisalmer, mientras trataban de obtener la placenta de la paciente, realizaron el macabro hallazgo: la cabeza del bebé.

Los médicos informaron a la familia del hecho. Mientras que Dikhsha Kanwar lucha por su vida en el hospital Jodhpur.

Asimismo, la Policía busca a dos enfermeros, Amritlal y Junjhar Singh, involucrados en la negligencia y que, según el esposo de Dikhsha Kanwar, se encontraban en estado de ebriedad.

El doctor Nikhil Sharma, a cargo de la clínica Ramgarh, argumenta que no se encontraba en el hospital al momento del procedimiento.

No se han realizado arrestos por el caso.