Este lunes, militares y policías federales entraron a la refinería de Petróleos Mexicanos (Pemex) en Cadereyta, Nuevo León, para asegurar un cultivo de marihuana.

 

En imágenes, que se han difundido en redes sociales, se observa cómo personal castrense y policial arrancó las plantas para su posterior destrucción.

 

Reporteros del estado han informado, mediante Twitter, que se aseguraron alrededor de 34 plantas. Hasta el momento no hay ningún detenido por estos sucesos.