El diputado local de Morena en Guerrero, Marco Antonio Cabada, propuso como sentencia la castración química a quienes reincidan en el delito de violación y pederastia.

Su propuesta propone que a los criminales, de 18 a 65 años, se les inyectarían medicamentos antiandrógenos que disminuyen la cantidad de producción de testosterona lo que reduciría la libido y el deseo sexual.

De acuerdo con datos del Inegi que expuso el diputado, menciono que en México la tasa de violación de menores de edad es de mil 764 por cada 100 mil; además 5 mil de cada 100 mil padecen abuso sexual; mientras que los estados con mayor incidencia son Tlaxcala, Querétaro y Chihuahua.

“Aunque no es la primera vez que se propone, la medida no ha avanzado pues nuevamente fue a turnada a comisiones, sin embargo hay pros y contras”.- Marco Antonio Cabada

Durante su exposición, el diputado morenista citó los países en los que la castración química o quirúrgica (extracción de los testículos) o ambas ya es aprobada, como es en Corea del Sur, República Checa, Indonesia y Gran Bretaña.

Cabada expresó que esta medida es propuestas para los violadores y pederastas por considerarse un "peligro para la sociedad".

Amnistía Internacional considera a la castración como tratamiento inhumano.

La organización Amnistía Internacional (AI) ha estimado que esta medida es "inhumana", debido a que es incompatible con los derechos humanos que son indispensables para una sociedad civilizada.

"La castración química forzada podría ser tomada como una decisión natural; sin embargo, es incompatible con los derechos humanos, que son la base de cualquier sociedad democrática civilizada”.- Amnistía Internacional

La organización dice que cualquier delito (incluso la violación)  debe ser sancionado basado en la Declaración de los Derechos Humanos, la cual no contempla la castración en cualquiera de sus modalidades.

De acuerdo con indagaciones, la castración química puede ocasionar efectos secundarios como osteoporosis, en el funcionamiento del sistema cardiovascular, en los niveles de grasa en la sangre, la presión sanguínea.