compartir en:

“Con tanto calor, hasta mi mujer se derrite; mientras, le daré una leidita al periódico”