Un cohete espacial, utilizado para llevar a su destino algunas de las piezas de la futura Estación Espacial China, se encuentra fuera de control en su viaje de vuelta a la Tierra.

Tras haber sido lanzado hace una semana, los restos de un cohete chino que perdió el control reingresarán a la atmósfera terrestre este fin de semana, informó el Pentágono, quien se encuentra monitoreando su trayectoria.

De acuerdo con el sitio Aerospace, se espera que el cohete chino Long March 5B entre en la atmósfera de la Tierra “entre el 8 y 10 de mayo”.

Mike Howard, portavoz del Departamento de Defensa, dijo que el Comando Espacial de Estados Unidos está rastreando la trayectoria del cohete.

Los científicos que están estudiando el caso creen que al ser un objeto muy pesado, de 22 toneladas, podrían generarse fragmentos que no se quemen en su reentrada en la atmósfera. Si estos aterrizaran en zonas pobladas, podrían causar daños materiales o incluso humanos. Es algo posible, pero extremadamente poco probable.

El cohete fue lanzado por China para su estación espacial el pasado 29 de abril. Actualmente ha generado preocupación porque se desconoce el lugar donde podrían impactar sus escombros.

Dada su trayectoria, se cree que el impacto podría ocurrir en cualquier punto de una zona en cuyo norte se sitúan Madrid, Nueva York y Pekín. Por otro lado, al sur, están el sur de Chile y la ciudad de Wellington, en Nueva Zelanda. 

Podemos estar tranquilos. Según ha explicado también Jonathan McDowell, experto del Centro de Astrofísica de la Universidad de Harvard, una vez que esté claro el día exacto de llegada, los científicos podrán predecir la ubicación con un tiempo de 6 horas, suficiente para realizar evacuaciones si fuese necesario.

china1-100338.jpg


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado