China acaba de lograr un nuevo hito en la carrera de la producción de energía limpia e ilimitada por medio de fusión nuclear: su reactor Tokamak (Experimental Advanced Superconducting Tokamak, EAST), uno de los "soles artificiales" del gigante asiático, como parte del proyecto ITER.

Investigadores del Instituto de Ciencia Física Hefei anunciaron que el reactor nuclear HL-2M, ubicado en la ciudad de Chengdu, al suroeste de país, alcanzó la temperatura récord del plasma de 120 millones de grados centígrados durante un período de 101 segundos.

De este modo, el proyecto conocido como “sol artificial” alcanzó una nueva marca mundial, logrando la brutal temperatura de 160 millones de grados centígrados, desde la última prueba en 2020, cuando el reactor Tokamak alcanzó 100 millones de grados por 20 segundos.

Según los científicos que llevaron a cabo el proyecto, el "sol artificial" consiste en una cámara de vacío en donde la alta temperatura y la presión extrema de gas se combinan, el cual tiene como finalidad replicar las reacciones de fusión nuclear que suceden en el sol para la producción de energía limpia e ilimitada.

El proyecto ITER es una colaboración de 35 países comprendidos dentro de siete miembros principales: China, la Unión Europea, Japón, Corea del Sur, Rusia y Estados Unidos, los cuales han alcanzado diversos logros en la carrera de la energía ilimitada y limpia. Sin embargo, los reactores de fusión nuclear aún están lejos de ser una realidad completamente funcional.