Como recuerdo a los chavales hermanos niños, púberes y pronto adolescentes, Hugo y César Salgado Castañeda, en la Peluquería España de su Papá y su Tío Margarito y Bernardo Salgado Leguizamo, ubicada en la Calle de Arteaga casi esquina con la Calle de Guerrero en el Centro de Cuernavaca… Como buenos estudiantes, en sus tiempos libres iban a cumplir con la faena digna y decorosa de “chícharos” en la Peluquería, para dar “La boleada” del calzado a los clientes que la solicitaban y al término de su corte de pelo o “peluqueada”, amablemente y con el pulcro cepillo en mano, retirar a cada cliente algún residuo de cabellos del rostro, cuello o ropa y luego recibir sin pedir nunca la propina… Qué atenciones nos daban tanto los mayores como los dos menores hermanos… Ahí estaba mi Peluquero de años, el siempre amable Víctor Flores… Durante lustros, la Peluquería se caracterizó por tener a la vista de decenas de clientes y miles de transeúntes que ahí se paraban, para ver la singular pizarra negra con letras de plástico blancas movibles, bien anotados los partidos de futbol de la semana y a partir del día lunes los resultados que eran de sumo interés para la fanaticada e incluso el lugar en que iban los equipos… Ahí estaban también las grandes Revistas como Hoy, Siempre, Impacto y Mañana… ¡Qué atractivo era ello para la charla con la clientela!... Al paso de los años, César el hermano mayor, buscó su camino por rumbos del Seminario donde no concluyó pero encontró la Compañera de su vida Kristine Reichert… A temprana edad César pudo acompañar a su Padre y Tío, dos grandes e inseparables hombres de trabajo y lucha, en su Restaurante Las Hamacas, ubicado en la Calle H. Preciado por rumbos de San Antón, dónde sirvió como “Garrotero”, Barman, Mesero y hasta de Cocinero, para atender a los parroquianos durante largas horas, a veces hasta qué iniciada o avanzada la madrugada se retiraban… César tenía que estudiar y lo hizo hasta que terminó su carrera como Licenciado en Trabajo Social y Psicología… Por su parte, el Hermano menor Hugo, a temprana edad mostró sus capacidades, inteligencia, talento y el buen trato de la cordialidad… Al concluir su Sexto Año de Primaria, resultó un Alumno de Excelencia, a quién de acuerdo con las disposiciones de la Secretaría de Educación, los mejores alumnos de todos los Estados del País con diez de promedio, como premio eran llevados bajo el cuidado de determinados Maestros a la Ciudad de México, donde amén de visitar diversos espacios culturales entre museos, edificaciones, zonas arqueológicas y algunos paseos de esparcimiento durante tres días, también eran llevados al Palacio Nacional  o a la Residencia Oficial de Los Pinos, para un encuentro y saludo con el Señor Presidente de la República… Al escolar Hugo Salgado le tocó como Presidente en turno Luis Echeverría Álvarez, quién por circunstancias de la vida sin conocerlo, como consecuencia de la vivacidad del Chiquillo lo sentó a su lado… Ni duda cabe, ese momento marcó el sino o destino de Hugo Salgado CastañedaHugo al igual que su hermano César, tuvo que compartir responsabilidades en el Restaurante ya referido… Como Estudiante de la Secundaria Federal No.1 Froylán Parroquín García, luego en la Preparatoria 1 Bernabé L. de Elías y después en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, siempre se singularizó por su responsabilidad en el cumplimiento estudiantil… Con el grado de Abogado a temprana edad, y tiempo de su profesión, al Licenciado Salgado Castañeda se le abrieron las puertas de la Notaria No.2, a cargo del famoso abogado y notario don Alfonso Roqueñí López, donde nuevamente el destino lo puso en enlace con el Expresidente Echeverría, luego de ser atendido por el gobernador Felipe Rivera Crespo, a quiénes Hugo atendió por cuestiones profesionales en dicha Notaria… La enfermedad alcanzó a don Alfonso y como encargado de la Notaria 2 quedó el joven abogado Hugo Salgado, quién ya había aprendido y pronto tuvo que fortalecer y enriquecer sus saberes sobre las cuestiones notariales… (Continuará).  ¡Hasta mañana que será un día más..! 

Por: Pablo Rubén Villalobos / pablorubenvillalobosh@hotmail.com


Las opiniones vertidas en este espacio son exclusiva responsabilidad del autor y no representan, necesariamente, la política editorial de Grupo Diario de Morelos.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado