Delaware.- Una trabajadora de la guardería de Delaware fue acusada de asesinato después de que las imágenes de vigilancia mostraran que cubría la cara de un bebé durante más de tres minutos porque no dejaba de llorar, según la policía.

Dejoynay Ferguson, de 19 años, presuntamente puso a la niña de cuatro meses sin vida de nuevo en su cuna el jueves pasado y esperó 20 minutos antes de dar la alarma en el Centro de Desarrollo Infantil Little People en Bear.

l bebé fue llevado al Hospital Christiana pero declarado muerto. Una revisión de las imágenes de vigilancia mostró que Ferguson "colocó sus manos sobre la boca y la nariz de la víctima y restringió intencionalmente su respiración hasta que dejó de responder", dijo la policía en un comunicado.

Llevaba guantes de látex y asfixió a la niña durante más de tres minutos, según documentos judiciales revelados por el Delaware News Journal. Ferguson admitió ante los investigadores que había agarrado a la niña porque se había vuelto "quisquillosa" y no dejaba de llorar, según el informe.

 

 

Fue acusada de asesinato en primer grado y retenida con una fianza en efectivo de $ 1 millón. La licencia de la guardería se suspendió indefinidamente, dijo la policía.

Contenido recomendado: 
Abuela y sus dos nietas fueron agredidas a machetazos