Cuernavaca, MORELOS.- La celebración de Día de Muertos es una de las festividades con mayor vida que hay en Morelos. Entre música, comida, bebidas y nostalgia conviven vivos y muertos.
Desde muy temprano, miles de personas comenzaron a llegar a este camposanto, uno de los más tradicionales de Cuernavaca, ubicado al norte de la ciudad. Las familias oriundas de este poblado acostumbran a poner vistosos y coloridos adornos en las tumbas, principalmente cuando se trata de los “muertos nuevos”.
A diferencia de otros panteones, aquí las familias pasan largas horas acompañando a sus difuntos, llevan comida y bebidas; si el bolsillo lo permite llevan música de banda, mariachi o trío.
Colocan enormes arreglos y letreros de bienvenida, algunos llevan catrinas, de tamaño real, ceras adornadas, así como copal e incienso.
A lo largo del día y de la noche cientos de personas recorrieron el panteón. Ayer, ni la lluvia que por momentos se registró espantó a los visitantes; la mayoría iban preparados con sombrillas y pequeñas lonas.
Cientos de visitantes extranjeros y nacionales no dejaban de tomar fotos y videos, se mostraban sorprendidos al conocer la tradición de recibir a los difuntos en medio de una gran fiesta.
Las familias que tienen “ofrenda nueva” llevan flores y ceras a las tumbas, algunas se acompañan con bandas de viento hasta el panteón para despedir a sus difuntos.

Percance. Un grupo de personas estalló un cohete que afectó a seis personas; bomberos atendieron la emergencia. Paramédicos trasladaron a tres al hospital.

 

Por: Marcela García / marcela.garcia@diariodemorelos.com
 


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado