compartir en:

Cuernavaca, Morelos.- A cuatro años de la entrada en vigor de la Ley de protección contra la exposición frente al humo del tabaco, la llamada “Ley antitabaco” ya logró un cambio de actitud en los fumadores que cada vez respetan más los espacios públicos, como los restaurantes, dijo ayer el vicepresidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac), Ángel Adame Jiménez.

Refirió que desde la entrada en vigor de la normatividad, en junio de 2012, los negocios afiliados a la Canirac han cumplido con las medidas dispuestas por las autoridades de salud para lograr que los restaurantes sean espacios cien por ciento libres de humo.

Recordó que las primeras indicaciones fueron colocar anuncios visibles en los locales para alertar a los consumidores de la prohibición, y para no inhibir el consumo, la de destinar espacios abiertos exclusivos para fumadores.

Adame Jiménez señaló que la regulación provocó malestar entre el sector gastronómico por el miedo a que disminuyeran las ventas; sin embargo, a cuatro años de distancia, reconoció que los beneficios son notorios.

Indicó que cada vez son menos las personas que encienden un cigarrillo en el interior de un local y a las que se les tiene que pedir que salgan o se dirijan a los sitios específicos para fumarlo.

“Por sí solos, los clientes salen a los espacios abiertos para fumar cigarrillo y eso significa que la disposición obligatoria se ha transformado en un cambio de conducta”, refirió.

“La coordinación con la Secretaría de Salud ha permitido que se cumpla la ley, por lo menos en los restaurantes”, afirmó, donde inicialmente los propietarios estaban obligados a cumplirla ante el miedo de ser sancionados por la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios del Estado de Morelos (Coprisem).

Por: Antonieta Sánchez
[email protected]