Un infante de ocho años de edad ya no soportó la violencia física que sufría por parte de sus papás y eligió quitarse la vida.

Las autoridades identificaron al niño como Anton, quien se aventó del noveno piso después de que sus padres lo golpearon.

Se informó que el hecho ocurrió en Enerhodar, en el sur de Ucrania, el 23 de agosto, posterior de que Anton llegara de la escuela.

Vecinos manifestaron a las autoridades  que oyeron a los padres de Anton gritarle antes de pegarle. Poco después, el niño se arrojó por la ventana de su departamento.

Zhanna, que habita en la planta baja de la familia, comento que escuchó la paliza seguida de silencio y luego el ruido de los pasos rápidos de un niño.

"Pasaron varios segundos y hubo un ruido sordo horrible cuando un cuerpo golpeó el suelo", añadió.

"Miré por la ventana de mi cocina y vi al niño acostado debajo. Llamé a una ambulancia y a la policía", menciono la mujer.

Anton falleció al instante.

La policía informó los papás de Anton aceptaron haber abusado de él durante años y que saltó desde una ventana justo después de una golpiza.