Tras afirmar que el gobierno federal ya no admite el influyentismo y la corrupción en el manejo del agua, el mandatario Andrés Manuel López Obrador advirtió a los corruptos: “ríndanse, los tenemos rodeados”.

Confirmo que contrario a las administraciones anteriores, cuando se construía sin permisos o se entregaban de manera ilegal para hacer edificaciones donde faltaba el agua, ahora hay autoridades honestas que además protegen el medio ambiente.

Aseguró que al igual que en el negocio inmobiliario, el tema del agua no puede estar por arriba del interés general, pues debe haber crecimiento urbano y planeación y no se pueden otorgar permisos donde no hay este líquido, en unidades habitaciones que necesitan de servicios básicos y con conflictos serios de vialidad.

En su conferencia de prensa matutina en Palacio Nacional, señalo que debido a que casi 70 por ciento del agua está en el sur-sureste del país, se tiene que organizar que el crecimiento poblacional y la urbanización y el desarrollo económico a partir de ello.

Propuso zonas como las cuencas del Usumacinta, del Papaloapan y el Grijalva como opciones para solucionar el problema del agua y cuidar el elemento, sobre todo para las nuevas generaciones; “no podemos agotar los recursos naturales, qué se les va a dejar a los que vienen, tenemos que actuar de manera responsable y proceder legalmente”, aludió.

El Ejecutivo federal amparo el trabajo del titular de la Secretaría de Recursos Naturales Medio Ambiente, Víctor Manuel Toledo, quien, aseguró, es un experto especialista, de los mejores académicos del país, honesto, defensor de la naturaleza y del medio ambiente.