Siguenos en
    Redes Sociales

Niega edil de Ayala enlace igualitario

Ciudad Ayala, Morelos.- El alcalde de Ayala, José Manuel Tablas Pimentel, quien pertenece al Partido Acción Nacional (PAN), se negó a acatar la sentencia que reconocía a una pareja gay el derecho contraer nupcias, acusó Isidro Añorve Sánchez, presidente de Equidad y Participación Comunitaria.
Dijo que grupos cristianos, apoyados por el ayuntamiento y la oficial del registro civil, impidieron la unión de la pareja homosexual.
Mencionó que el pasado 10 de enero, se presentó ante el juzgado de distrito la demanda inicial de juicio de garantías para solicitar amparo y protección de la justicia federal contra el acto del Congreso y la Oficial número uno del registro civil del municipio de Ayala; sin embargo, las autoridades se han negado a realizar el enlace.
Ante esta situación, los integrantes de la organización Equidad y Participación Ciudadana se manifestaron pacíficamente por el derecho al matrimonio igualitario, para que el presidente municipal lleve a cabo la unión civil de la pareja homosexual.
Sin embargo, al llegar el grupo de inconformes al Zócalo de Ayala, cuatro policías “nos amenazaron para evitar que nos manifestáramos, con el argumento de que, para realizar una manifestación, debíamos pedirle permiso al presidente municipal”.
Isidro Añorve narró que después de la advertencia los amenazaron con retirarlos por la fuerza; “los oficiales nos amenazaron con mandar a traer patrullas y con lujo de violencia nos obligaron a retirarnos”, señaló.
No obstante, señaló que a sólo dos meses de haberse presentado el recurso ante el juzgado Séptimo de Distrito en el Estado de Morelos, con residencia en Cuernavaca, se fija un precedente en la historia de este municipio, el cual ha sido pionero en la lucha por los derechos de los morelenses.
Esta tercera sentencia a favor de una pareja gay, dijo Añorve Sánchez, hace inminente la necesidad que existe por legislar sin tintes discriminatorios en Morelos, ya que “no podemos tener ciudadanos de primera y de segunda en el acceso de los derechos humanos”.
Opinó que el negarse a discutir y a aprobar las reformas que permiten el matrimonio sin discriminación, es una forma de legitimar la violencia hacia las personas que ejercen una orientación sexual distinta a la heterosexual.
“Normaliza el odio hacia lo que no se considera correcto, o normal, y justifica la creación de leyes que criminalizan y fomentan la idea de superioridad de un grupo, idea que ha sido base para cometer los peores crímenes en la historia de la humanidad”, sentenció.


COMENTARIOS