No cabe duda de que SAPAC es una inmensa fuente de corrupción en el Municipio de Cuernavaca, y quienes han pasado y los que están en el Ayuntamiento la utilizan para lucrar, robando la mayor parte de la gran cantidad de recursos que recibe.

Durante las últimas semanas el negocio se ha puesto a modo para los sinvergüenzas, inventando, por ejemplo, que un pozo está parado porque la bomba no sirve, o con cualquier otro pretexto, para que los “pi-peros” tengan un gran negocio, del cual una parte va a dar a manos de quienes mandan en SAPAC.

Ahora, en las últimas semanas, lo están haciendo en Vista Hermosa; como es zona de gente con recursos, están haciendo tandeos irregulares con objeto de que el vital líquido no les alcance a los habitantes y, de esa manera, poderles vender el mayor número posible de pipas de agua.

Son tan cínicos que hay tandeos no sólo irregulares en algunas zonas, sino nulos; la denuncia nos la ha hecho un sinnúmero de amigos que viven en la zona, los que están desesperados porque los cobros por miles de pesos de agua llegan, esos sí, con mucha puntualidad.

Los colonos de Vista Hermosa están ya desesperados porque semanas pasan y no se regulariza el servicio.

Todos sabemos que es un gran negocio. La organización civil Morelos Rinde Cuentas hizo, ya hace varios años, un estudio proponiendo siete pasos inmediatos para mejorar el servicio y que éste se normalizara al instalar un sistema administrativo, en el que el uso y cuidado de los recursos que se reciben por concepto de pago del agua se depositaran en un banco, y de esa manera se tuviera un control verdadero del mismo; no que años y años pasan y SAPAC no paga la luz que se necesita para que funcione el sistema, ya que el dinero se maneja a discreción y, como usted podrá imaginar, va a parar al bolsillo de los di-rectores que lo reparten con las autoridades de las cuales dependen. En verdad es un gran negocio para unos cuantos. De otra manera no se entiende por qué se hace a un lado una propuesta de la sociedad civil que, de manera gratuita, trató a través de ese estudio de apoyarlos para sacar a la descentralizada de sus problemas de organización y económicos.

Más adelante, con grupos de asociaciones civiles se continuó el estudio y se pidió ayuda al Banco Mundial, según recuerdo, y éste ofreció ayuda para sacar adelante el sistema, pero tenían que cumplirse muchos de los requisitos que el estudio de la citada asociación civil había señalado. Pero, como lo podemos imaginar, el Ayuntamiento hizo oídos sordos y se perdió la oportunidad.

Mucho se ha tratado de hacer para sacar adelante al sistema de agua potable, pero, al ser un negocio de la autoridad, no se puede.

Por lo pronto, en Vista Hermosa ya están pensando en cerrar las avenidas de su colonia al tránsito para protestar por el abuso de la autoridad, lo que crearía un gran caos en la ciudad.

Los ciudadanos estamos cansados de que, aparte de que nos cobran un dineral por el agua, ésta no llegue; y eso que no ha empezado el tiempo de estiaje. Estamos hartos del abuso de la autoridad y tenemos que unirnos para terminar con tanto ladrón que hay en el Ayuntamiento. La verdad es que cada día es peor, ayudemos a los colonos de Vis-ta Hermosa en su lucha. Cuando todos nos pongamos de acuerdo y no compremos pipas ni paguemos el agua, y con nuestros plomeros abramos las tuberías, otro gallo nos cantaría.

Necesitamos ponernos las pilas porque el abuso de esta gente es muy grande y ya estamos cansados. Hagámoslo juntos. ¿No cree usted?

Al acercarse las campañas político-electorales, se inicia la guerra sucia y, por desgracia, no sólo se da en los medios de comunicación paga-dos, donde uno puede detectar quién está detrás de ellas, sino también en las redes sociales, en donde el anonimato es cosa de todos los días.

Los famosos “boots”, como algunos les llaman, son parte del equipo de los políticos, principalmente de los ejecutivos que pagan a un grupo normalmente de muchachos -hombres y mujeres jóvenes-, que por una cantidad semanal escriben bajo el anonimato que les da abrir una cuenta bajo un apodo para insultar de manera más que crítica a los demás contendientes sobre el cargo por el que va quien les paga. Lo grave es que se ha vuelto una costumbre y sería bueno que, si los mensajes de carácter político no tienen el nombre de quien lo escribe, los desechemos de manera inmediata, sin tomar en cuenta lo que digan. Será lo mejor y lo más sano. ¿No cree usted?

Por Teodoro Lavín León / lavinleon@gmail.com / Twitter: @teolavin