¿Quién representa a la Cuarta Transformación en Morelos? Al parecer, nadie; ni el ejecutivo estatal, ni el municipal, ni los líderes de los tres partidos que formaron la coalición “Juntos haremos Historia”.

La grilla está tan fuerte en el Congreso que, la verdad, la coalición que encabezó Andrés Manuel López Obrador se quedó huérfana, pues ninguno de los tres partidos en Morelos se ha dedicado a seguir los pasos del ejecutivo federal.

El Presidente de México ha sido claro en sus definiciones sobre la política entre los partidos políticos, y está a favor de reducir el oneroso y exagerado presupuesto solicitado por el órgano electoral, en lo cual tiene razón, pues quienes tenemos alguna experiencia de más de quince años en todo tipo de elecciones sabemos que no se necesita tanto dinero para realizarlas, sobre todo en un país donde el 50% de la población está en la pobreza y la pobreza extrema.

La verdad es que el INE está sobrevaluado y los miembros -entiéndase consejeros y funcionarios- muy mal acostumbrados a gastar y pedir recursos de más; siento que lo que verdaderamente pasa es que los consejeros andan en su grilla por las comisiones porque les deja más recursos. Y cuando la política se convierte en una manera de hacerse más rico, ya valió.

Así las cosas, el Instituto Nacional es una buena organización que ya camina sola por la experiencia de los miembros que menos ganan, y que son los que en verdad saben de elecciones y no los intelectuales de nombre que, como consejeros, representan sólo a sus partidos políticos en este momento desechados por la ciudadanía en la pasada elección; y como no van a conseguir otra chamba tan jugosa, se defienden como gato boca arriba y no quieren dejar el hueso que nos cuesta miles de millones de pesos.

Pero regresando a la coalición que llevó al poder a AMLO, la mayoría de los miembros de la legislatura se beneficiaron ya que sin ella nunca hubieran llegado. Prueba de ello es que viven peleándose, grillándose unos a otros de una manera constante.

¿Cómo es posible que partidos que juntos le entraron a una elección en contra del poder hegemónico en el pasado, llegan al poder y de inmediato se alocan y se empiezan a grillar, a pelear y tienen al poder legislativo con cientos de problemas, cuando deberían de ser una fuerza arrolladora en apoyo al presidente de México?

La ambición política y económica ha hecho que fuerzas no sólo internas a través de los mismos diputados, sino externas provenientes de los mismos partidos que formaron la coalición se golpean entre ellos.

Tan están mal en la legislatura que no se ha aprobado la revocación de mandato, que junto con la iniciativa popular y la iluminación del fuero son propuestas que impulsa el Presidente de México, y los legisladores actuales del estado al parecer no se han dado cuenta.

Ahora, al parecer, se reúne la mitad de los legisladores para tratar de cambiar al Presidente de la Mesa Directiva y la Junta Política y de Gobierno; pero la verdad es que nadie, ni el gobierno ni los diez legisladores juntos, pueden hacerlo, ya que los otros diez apoyan a la Presidenta de la Junta Política y de Gobierno, así que las cosas les guste o no se quedarán así, mientras no puedan comprar las cuatro voluntades que les hacen falta. El principal problema es la falta de profesionalismo de la mayoría, que tras un año no sabe o no entiende bien su función, así que no está fácil para todos los que desde fuera quieren mecer la cuna del Congreso.

La ley, como todas las leyes estatales, está tan mal hecha que no es contundente y, desde luego, la interpretación que se le puede dar es a conveniencia de quien la interpreta, por lo que las cosas no están fáciles.

Lo importante sería que el Congreso se ponga a chambear y dejen los legisladores de estar grillándose unos con otros y que todos se pongan a trabajar en beneficio de Morelos, pero el golpeteo sigue y de manera abierta, lo que es un error; para que una noticia se acabe, hay que dejar de declarar sobre ella. Los gobernantes tienen que entender que responder y además insultar y burlarse de los otros poderes es algo de lo que tienen que cuidarse.

La política es de aguante y cuando se está en un cargo público es para soportar las andanadas de los demás, pero si quieren que se acabe una noticia deben de dejarla morir sola; si no, lo único que hacen es echar leña a la hoguera y crecerá de manera exponencial.

Los que escribimos a diario estamos pendientes de lo que dicen, pero si vamos a atacar hay que hacerlo con altura, no burlándose del aspecto físico de alguien o de algunos detalles personales. Esto es un error que se puede convertir en un dolor de cabeza; por eso, les guste o no, la experiencia es indispensable. ¿No cree usted?

 

Teodoro Lavín León
[email protected]