A pesar de que nos encontramos en el periodo de preparación de las elecciones, la guerra entre los partidos ya empezó y, el día de ayer, el representante del Movimiento Alternativa Social (MAS) presentó un recurso de impugnación contra el partido gobernante en Morelos.
Según el representante legal de MAS, Enrique Paredes Sotelo, se violó la ley electoral en decisión avalada por el Impepac, ya que dice que el PES debería estar impedido legalmente para ir en alianza en el 2021.
El Tribunal Estatal Electoral dio entrada al recurso de impugnación que presentó el representante legal Paredes Sotelo, en contra de Encuentro Social, por haber violentado la Ley Electoral para poder ir en alianza en el próximo proceso electoral y reclama que fue avalado por el Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana (Impepac).
Paredes Sotelo explicó que Encuentro Social no puede ir en alianza legal con ningún otro partido político para la elección del 2021, en razón de que causa agravio a los registros estatales, además de ir en contra del principio de equidad en la contienda, ya que el PES no postuló en la elección del 2018 candidatos propios en la mitad de los distritos electorales locales y, mucho menos, el 50 por ciento en los municipios, por lo cual violenta la ley.
El recurso de reconsideración, comentó, fue también en contra del acuerdo del Consejo General Electoral número IMPEPAC/CEE/077/2019, donde se sirve aprobar el registro como partido político estatal del Partido Encuentro Social, cuando no existe la procedencia de la figura de “Per Saltum” en este medio de impugnación, al no respetar el artículo 95 de Ley General de Partidos en su numeral 5.
El representante del Partido Movimiento Alternativa Social destacó que el día 14 de junio del año 2019 el Consejo General Electoral del Impepac emitió el mencionado acuerdo número IMPEPAC/CEE/077/2019, por medio del cual se otorga el registro como partido político estatal al Partido Encuentro Estatal, por haber perdido el PES su registro nacional.
Sin embargo, prácticamente, todas las candidaturas locales no fueron lanzadas por el PES en razón de que, tras un análisis del Convenio de Coalición y Candidaturas Comunes, signado por el PES, Morena y PT, se desprende que Encuentro Social no registró al 50 por ciento de sus candidatos a diputados locales ni alcaldes, porque la mayoría fueron propuesta del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).
Y, pese a ello, el líder pesista, inició el trámite para obtener el registro de partido político y así participar en el proceso electoral 2020-2021, concluyéndose favorablemente mediante los acuerdos IMPEPAC/CEE/130/2020 e IMPEPAC/CEE/131/2020, emitidos por el pleno del Consejo Estatal Electoral, en sesión ordinaria celebrada el 31 de agosto de 2020.
Además, Paredes Sotelo puntualizó que el Impepac y el PES violentan los artículos 14 y 16 constitucionales, y el principio electoral de “Equidad en la Contienda”, así como la Ley General de Partidos Políticos, porque permitieron requisitos flexibles para el Partido Encuentro Social que no aceptaron aplicar para otros partidos contendientes.
Y argumenta con el Artículo 95: “Si un partido político nacional pierde su registro por no haber alcanzado el porcentaje mínimo de votación en el último proceso electoral ordinario federal, podrá optar por el registro como partido político local en la o las entidades federativas en cuya elección inmediata anterior hubiere obtenido por lo menos el tres por ciento de la votación válida emitida y hubiere postulado candidatos propios en al menos la mitad de los municipios y distritos”. Por ello se incumplió, arguye.
Este es el inicio de la guerra entre los partidos políticos que se dará en los próximos meses. Lo grave es que el Impepac esté avalando las violaciones a la Constitución y a las leyes electorales, ya que debe ser el garante del cumplimiento con la legalidad en la elección. Si aparte de la desorganización, el desorden y la falta de profesionalismo que tienen sus huestes le agregamos estos acuerdos, tendremos un proceso lleno de impugnaciones y pleitos internos antes y después de la jornada electoral.
La imparcialidad de las autoridades electorales no debería estar en duda, ya que son la base fundamental de una elección apegada a derecho. Si no es así, a ver cómo nos va. ¿No cree usted?

Por Teodoro Lavín León / lavinleon@gmail.com / Twitter: @teolavin