A pesar de todo lo que se ha dado a través de más de doce años, la Central de Ciclo Combinado de Huesca ya está haciendo pruebas para iniciar su funcionamiento.

Después de cientos de manifestaciones, de que los gobiernos de la república no habían podido con el problema, y que muchos funcionarios viejos y actuales tampoco pudieron, al parecer ahora sí va a funcionar la planta generadora de energía.

Los miembros del plantón que se encontraban en las inmediaciones de las instalaciones señalaron que por amenazas, además del temor de que pudiera registrarse un hecho grave en el interior o el exterior de la termoeléctrica, los vecinos del poblado de Huesca, que se mantenían en plantón permanente afuera de la terminal de ciclo combinado, determinaron levantar su manifestación. Teresa Castellanos Ruíz, integrante del Frente de Pueblos en Defensa del Agua y la Tierra de Morelos, Puebla y Tlaxcala (FPDATMPT), señaló que ya había amenazas y hostigamiento frecuente en su contra.

Señaló que de nuevo, hace unos días, la termoeléctrica empezó pruebas de funcionamiento, lo que ocasionó la muerte de los peces de la barranca “Los Papayos” y de aves que volaban cerca de las chimeneas de la central de ciclo combinado. Observó que, de inmediato, personal de la generadora de electricidad se deslindaron de lo que ocurría y en otros casos declararon: “¿Qué hacemos?, es algo que va a pasar”, asustados al no conocer las verdaderas consecuencias, y señalaron que la amenaza constante desde un carro de lujo de la marca BMW, en donde al menos viajan cuatro o cinco sujetos que hacen como si apuntaran con armas de fuego a los manifestantes, hizo que se decidiera que era el momento de que “levantáramos el plantón”. Expuso que el temor empezó a crecer, “porque era notorio que no estaban jugando, que en cualquier momento alguien, desde un automóvil o desde una motocicleta, nos podía disparar, y nosotros estábamos indefensos, ¿para qué seguirles el juego?”.

Además, Castellanos Ruiz fue más allá, luego de que consideró que puede haber violencia: “Ya la Comisión Nacional del Agua (Conagua) emitió un comunicado en donde habla de que hay escasez de agua en más del 85 por ciento del país. Desde hace unas semanas, allá en la región sur de Ayala, se habla de que el agua está escaseando, nosotros mejor nos deslindamos, no vaya a suceder algo grave”, señaló.

Mencionó que los mismos trabajadores no saben lo que está ocurriendo, hay días en que hacen pruebas, otros más en que se quedan parados, porque o no hay suficiente gas para trabajar, o las fallas son continuas en la terminal de ciclo combinado. Por esas fallas, además de las amenazas, abundó que ellos decidieron mejor deslindarse y levantar su plantón. “Al rato nos van a querer acusar de que la termoeléctrica no funciona por nuestra culpa”, dijo.

Al parecer, es el inicio del fin de este conflicto que tiene muchos años y que, a pesar de las promesas de campaña del actual presidente del país, a fin de cuentas él mismo determinó que funcionaría a como diera lugar. Así las cosas, la termoeléctrica está a punto de iniciar funciones ya de manera regular, sin la presencia de manifestantes que, al parecer, ya abortaron la protesta.

No se ve claro el porqué, pero de que va a funcionar la presión poca duda cabe. ¿No cree usted?

En otro asunto, por lo pronto le vamos a dar una lista de los miembros del clan de Graco que están puestos para regresar a la función pública, a pesar de su desprestigio, aprovechándose de que la memoria de los electores es corta. Ahí le van, la mayoría de ellos adheridos a “Morelos Progresa”:

Hortencia Figueroa Peralta, quien busca una curul por el Distrito XI local el próximo 6 de junio, a través del partido que fundaron ex legisladores; Enrique Laffitte Breton, que busca competir por el Séptimo Distrito; Julio Espín Navarrete por el noveno; José Manuel Tablas, por el décimo y Silvia Irra Marín por el Quinto Distrito Electoral. También Julio César Yáñez Moreno, quien pretende llegar por la vía plurinominal bajo las siglas de “Morelos Progresa”. Otro perredista, Éder Eduardo Rodríguez Casillas, quien fungió como Presidente de la Comisión de Hacienda y cobró seis cheques por un total de un millón 270 mil pesos. A Enrique Javier Lattiffe Betron, del PRD, le autorizaron tres pagarés por 969 mil 125 pesos. Otra perredista y ex priista Beatriz Vicera Alatriste recibió cheques por 749 mil 724 pesos y tiene un proceso abierto, y va por el PT en el Tercer Distrito.

Como podemos ver, estos son unos cuantos que sacan la cabeza; hay más y tendremos que ir señalándolos, esperando que la ciudadanía tome las mejores decisiones. ¿No cree usted?

Por Teodoro Lavín León / lavinleon@gmail.com / Twitter: @teolavin