El puesto del vendedor, de 60 años, se ubicaba en la colonia Cuauhtémoc, alcaldía de Magdalena Contreras

 

 

Por tercera vez lo “visitaron” para robarle en su puesto de tamales

Un vendedor de tamales conocido como don Emilio asesinó a una mujer y a un hombre, quienes por tercera vez lo visitaron para robarle en su puesto, ubicado en la colonia Cuauhtémoc, alcaldía de Magdalena Contreras.

 

Eran las 08:00 horas, el vendedor de 60 años acomodaba su mercancía en la calle Corona del Rosal casi esquina con Olivo, cuando vio llegar a sus extorsionadores en un Tsuru blanco.

 

La primera vez que le compraron tamales con un billete de 500 pesos, él no se dio cuenta de que era falso, pero después ellos repitieron la visita para robarle y amenazarlo con machetes, como a otros comerciantes de la zona.

 

Apenas estacionaron el Tsuru sin placas enfrente del puesto con sombrilla roja y Don Emilio supuestamente les disparó hasta cuatro veces.

 

El hombre quedó a un lado del Tsuru con al menos una herida de bala en el estómago y la mujer, de aproximadamente 40 años, se desvaneció en el asiento del conductor.

 

Luego de que se escucharon las detonaciones, don Emilio corrió dandose a la fuga, dejó la cajuela de su automóvil abierta, con los vasos de unicel dentro, su puesto desolado, aún con los tamales de sabores dentro de la olla y las piezas de pan dulce sin vender.

 

 

Los vecinos se acercaron para contemplar los dos cuerpos.

 

 

De la mujer apenas se veía su cachete derecho, pues su cabello cubría su rostro, y su acompañante, quien aún vivía, fue revisado por paramédicos que rompieron varios envoltorios de gasas para contener su sangre y después lo llevaron al Hospital Materno Infantil Luis Cabrera.

 

Aquellos que conocen a don Emilio, quien lleva más de 10 años vendiendo su mercancía en ese sitio, dicen que ya estaba harto de que lo extorsionaran. “Ya te agarró, dos, tres días y ahí vienen y pues ¿qué haces? Te salen dos [personas] y dices ‘ya estuvo’… para hacerlo te decides, pero después de que te decides te viene el show en la cabeza”, dijo uno de los colonos.

 

Los curiosos comentaban sobre el aparente responsable; algunos decían que “cuando alguien no tenía dinero, él regalaba tamales”.

 

Entretanto, el hombre herido que fue llevado a bordo de una ambulancia de Protección Civil al hospital, murió en el trayecto, según fuentes extraoficiales.