La pequeña explanada ubicada a un costado de la iglesia de Tepetates, en el Centro Histórico de Cuernavaca, es prácticamente un basurero, pues siempre hay desechos regados, lo cual es foco de infección.
Foto: Marcela García/DDM