Debido a las modificaciones que el ser humano ha realizado en el medio ambiente para satisfacer sus necesidades, miles de especies animales se han visto severamente afectadas. Para algunos políticos y personalidades (cof cof Donald Trump) el calentamiento global y la severa contaminación es un cuento inventado para frenar el desarrollo, pero si ponemos las cartas sobre la mesa, los registros de algunas especies están en un verdadero peligro crítico de extinción. 

De acuerdo con la base de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN por sus siglas en inglés), en la Lista Roja de Especias Amenazadas a nivel mundial se encuentran más de 27 mil especies en peligro de extinción.

Estamos hablando de más del 27% de todas las especies que son evaluadas por la organización.

Y en México no nos quedamos atrás. Con el paso del tiempo muchas especies endémicas han desaparecido o están al borde de la extinción.

¿Qué especies se encuentran en peligro de extinción en nuestro país? 

En México existe un Programa de Conservación de Especies en Riesgo (Procer), de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), el cual se enfoca únicamente en especies en riesgo de extinción en nuestro país.

El objetivo es recuperar la población de estas especies, así como de las poblaciones de especies asociadas a ellas y de su hábitat.

 

Vamos a empezar con el lobo mexicano.

Actualmente este mamífero se encuentra probablemente extinto en el medio silvestre, esto quiere decir que solo hay ejemplares nacidos, criados y viviendo en cautiverio.

Los registros de la Conabio señalan que este lobo endémico formó parte de la biodiversidad de nuestro país hasta los años 70.

El ajolote mexicano es una especie de anfibio endémica. Desafortunadamente debido a la reducción y contaminación de su hábitat, actualmente las últimas poblaciones naturales probablemente se encuentran en Xochimilco.

Tanto en nuestro país como en el resto del mundo, el ajolote se encuentra en peligro crítico de extinción.

Otra especie endémica que en algunas zonas del país ya fue declarada extinta es el conejo de los volcanes o teporingo. Se trata del conejo más pequeño y vive exclusivamente en las montañas del Valle de México.

Está en peligro crítico de extinción.

Víctima de la caza ilegal sin control, la vaquita marina es una especie endémica que se encuentra en peligro crítico de extinción.

Se trata del más pequeño de los cetáceos y actualmente hay varias leyes que la protegen de la caza, por lo que se están haciendo muchos esfuerzos para evitar que se extinga.

Recientemente la Semarnat confirmó que en México quedan solamente entre 10 y 15 ejemplares.

El jaguar es el felino más grande y fuerte de América. A pesar de que comúnmente es de tonos naranjas con manchas negras, se le puede encontrar totalmente blanco o negro.

En nuestro país se encuentra en peligro de extinción aunque en el resto del mundo solo se clasifica como una especie cercanamente amenazada.

 

Otra especie endémica que se encuentra en peligro de desaparecer por el escaso número de ejemplares es el perrito llanero mexicano.

Pertenece a la familia de las ardillas y suele vivir en los límites de los estados de San Luis Potosí, Nuevo León y Coahuila.

El deterioro en la calidad del ambiente y la modificación de su hábitat ha provocado que las poblaciones de mariposas Monarca que año con año llegan a nuestro país se vean disminuidas drásticamente.

El esfuerzo de conservación para esta especie es de Canadá, Estados Unidos y México, ruta por la que migra esta mariposa.

A nivel mundial y en nuestro país, la tortuga marina más grande del mundo se encuentra en peligro crítico de desaparecer: la tortuga laúd.

Los adultos pueden medir hasta 2.56 metros y pesar hasta mil kilogramos. En México se encuentran en Baja California Sur, Colima, Michoacán, Guerrero, Oaxaca, Chiapas y algunas zonas de Yucatán.