Con la cara llena de felicidad, los papás de una enorme familia presentaron al mundo a su primera hija luego de 15 años de casados y muchos intentos fallidos.

Pero así es, los Brett pasaron un buen rato intentando tener una niña y cuando la mamá supo que estaba embarazada por onceava vez, asumió que también sería un varón. Las últimas veces en que tomaron la noticia con esperanza, recibieron a Cameron, su penúltimo hijo.

10 niños después y 8 años embarazada, tienen a su primera hija.

Pero la suerte les sonrió a los originarios de Escocia, que tras una ecografía revelaron el verdadero sexo de la niña. Alexis Brett, de 39 años, estaba tan nerviosa que le solicito a su hijo Harrison de 16, fuera el encargado de mirar los resultados. 

"Por lo general, Cameron se han portado mucho mejor con ella tratando de guardar silencio en caso de que la despierten. También quieren ayudar a sostenerla y alimentarla, ha sido genial".- Alexis y David, los padres. 

Nadie se esperaba a una niña, mucho menos Cameron. Al pobre le tocó dejar de ser el consentido y admitir la llegada de su hermana menor cuando notó que los demás preferían jugar con ella. 

La madre es resistente a los anticonceptivos.

La familia habita en un hogar de cinco dormitorios que Alexis y David mantienen difícilmente ordenada. Es por ello que han decido cerrar la fábrica, pues ella ha pasado los últimos ocho años embarazada. Sin embargo, una explicación bastante extraña, dicen, es que la mujer ha resultado exenta a los anticonceptivos.

En total, los hermanos son: Campbell, el mayor con 17 años, Harrison de 16, Corey de 14, Lachlan de 11, Brodie, de 9, Brahn de 8, Hunter de 6, Mack de 5, Blake de 3, y Rothagaidh, el menor con 2 años.