compartir en:

La última actualización de la Organización Mundial de la Salud sobre estimaciones mundiales de afectados por la EPOC (COPD en inglés) ha situado el número de casos por encima de los 328 millones de personas (168 millones de varones y 160 millones de mujeres), casi 119 millones más que a principios de los años noventa.
El acrónimo EPOC se corresponde con las palabras enfermedad, pulmonar, obstructiva y crónica; patología que se caracteriza esencialmente por la inutilidad progresiva de los pulmones (bronquios, bronquiolos y alveolos), y que se manifiesta clínicamente por ahogamiento, disnea o dificultad al respirar, acompañada, a menudo, de tos con o sin
expectoración.
Los enfermos con EPOC muy avanzada, estadios 3-4, necesitan medicinas inhaladas más de tres veces al día, otro inhalador de rescate para pequeñas crisis de ahogo, fisioterapia respiratoria, oxígeno medicinal, temporal o constantemente, y ayuda de sus familiares o cuidadores durante las 24 horas del día.
En su grado más severo, los pacientes apenas pueden salir de casa. Van de la cama al sofá, del sofá a la mesa, de la mesa al sofá, del sofá a la cama y vuelta a empezar al día siguiente cuando consiguen levantarse. Cualquier mínimo esfuerzo les produce opresión y ahogo, síntomas que no pocas veces preceden a una exacerbación que les conduce directos a las Urgencias de un hospital.
La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), que tanto nos inquieta, o tan poco, ya que solo el 17 por ciento de la población es capaz de reconocerla, se puede prevenir casi por completo dejando de fumar.

Recomendación
De acuerdo con la Secretaría de Salud, es recomendable la vacunación antigripal, antineumocóccica en estos pacientes y adoptar estilos de vida saludables (ejercicio, alimentación saludable, manejo del estrés, deshabituación tabáquica).
La EPOC es prevenible, evitando la exposición a diversos factores de riesgo, como el humo del tabaco (fumadores activos y pasivos).

Síntomas de la enfermedad
Falta aire
Expectoración anormal (producción de flemas)
Presencia de tos crónica
Cuando la enfermedad se encuentra más avanzada, las actividades cotidianas pueden volverse muy difíciles de realizar.

Causas del padecimiento
La principal es la exposición al humo de tabaco (tanto fumadores activos como pasivos pueden presentarla)
Contaminación al aire
Exposición a polvos, productos químicos o humo de leña.

Cambios en el estilo de vida
La EPOC no tiene cura
Se busca el alivio de los sintomas a través de cambios en el estilo de vida como:
Dejar de fumar
Alimentación equilibrada
Evitar zonas contaminadas
Evitar climas extremos
Vacunarse cada año contra la influenza y neumococo
(para evitar infecciones respiratorias que puedan complicar esta afección)

EFE/Agencias