El baile de graduación para muchos es un día memorable, no sólo porque se acaban las clases, si no también por la impresión que resulta conseguir pareja.

Sin embargo, puede transformarse en un trago amargo para otros por la misma razón.

Sam Steingard, un joven estadunidense de 18 años decidió tomar medidas drásticas para tener acompañante. 

En lugar de ir solo al baile decidió llevar a Ruby... su gata.

Al igual que todos los asistentes Ruby lució un lindo vestido de gala color rosa y hasta zapatos. 

De acuerdo con el portal Bored Panda, la historia se hizo viral cuando la hermana de Sam publicó las fotografías en redes sociales.