Los bancos podrán omitir este proceso de validación, pero si llegase a ocurrir un robo de identidad con información falsa que el cliente presente en ventanilla, el banco estará obligado a reparar el daño al afectado en no más de 48 horas tras el reclamo.

A partir del 31 de marzo los bancos estarán obligados a tener los datos biométricos (huellas dactilares, voz y rasgos faciales) de sus clientes al abrir una cuenta o solicitar un crédito.

Además, de acuerdo a una regulación para prevenir el robo de identidad emitida por la Comisión Bancaria y de Valores (CNBV), será necesario identificarse mediante las huellas dactulares para hacer retiros y transferencias de más de mil 500 unidades de inversión (UDI), lo que equivale a unos 9 mil 676 pesos. Cuando el monto sea superior, los bancos tendrán que verificar la huella digital del cliente con base en los datos del Instituto Nacional Electoral (INE).

Los bancos podrán omitir este proceso de validación, pero si llegase a ocurrir un robo de identidad con información falsa que el cliente presente en ventanilla, el banco estará obligado a reparar el daño al afectado en no más de 48 horas tras el reclamo.

Si bien falta algo más de un mes para la complementación de los controles biométricos, los bancos ya estaban preparados en su mayor parte.

A principios de mes, en entrevista para el diario El Economista, el director de la empresa NA-AT Technologies, Carlos Echeverría, especializada en tecnologías de la información para el sector financiero, estimó que el 90% de los bancos para los que trabaja ya están listos para implementar el sistema acordado.