compartir en:

Comerciantes de los mercados de la capital registran disminución en sus ventas debido al aumento de precios en la canasta básica, consecuencia del gasolina.

Temen que en los próximos meses se disparen más los precios.

Ayer se pudo constatar que acudió muy poca gente al mercadillo de La Selva.

Los clientes aseguran que harán un llamado a la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) para que cheque las básculas, porque comentan por ejemplo que en el mercado Adolfo López Mateos algunos puestos no respetan el peso de los productos.

Mientras que los vendedores aseguran que los proveedores les aumentaron el precio y por consiguiente también tienen que subir.