El video arbitraje, mejor conocido por sus siglas en inglés como VAR, se estrenó, por fin, en los Octavos de Final de la competencia de clubes con mayor prestigio en todo el mundo, bautizada coloquialmente como la Champions.

Fue muy halagüeño ver cómo “se armó el despelote” en varios partidos. Y no es que me alegre que las cosas no hayan salido del todo bien; sino que, los hechos confirmaron la teoría que hemos venido sosteniendo desde que el novedoso sistema se implementó en nuestro país: “No son enchiladas y la curva de aprendizaje tomará tiempo”.

En México, la experiencia con el VAR data de cinco jornadas del pasado torneo, la Liguilla y lo que va del actual campeonato, de modo que, los eternos sembradores de veneno y los carroñeros, pretenden “que funcione como reloj suizo” (lo que sería deseable), sin tomar en cuenta la dificultad que implica ajustar los protocolos con todos y cada uno de los involucrados, para poder trabajar satisfactoriamente en equipo.

Resulta que en el encuentro entre el Schalke 04 y el Manchester City, celebrado en Alemania, ocurrieron dos jugadas polémicas en el área, que no pudieron ser revisadas por el silbante en el monitor ubicado en el terreno de juego con ese fin; en virtud de que ¡No funcionó!: Así, el árbitro se tuvo que conformar con creerle fielmente y a “ciegas” al juicio emitido por los encargados de manejar la tecnología, al tiempo que le explicaba, la inusual situación, a los capitanes de ambos equipos. Sin mencionar todo el tiempo que se perdió con ambas consultas.

Si esta situación se hubiera presentado en la Liga Mx habrían querido guisar una parte de la virilidad de los encargados del VAR en chilpachole; pero como ocurrió en Europa, pues… “son cosas del fútbol”.

Igualmente, la polémica cubrió con su manto algunas decisiones que se tomaron, la semana pasada en el duelo Ajax vs. Real Madrid y hace un par de días, en el Atlético de Madrid vs. Juventus, con lo que se logró ratificar otra de nuestras hipótesis: “El VAR no es perfecto, tampoco va a erradicar la polémica del futbol, simplemente se trata de una herramienta más, que puede ayudar a mejorar la credibilidad y la justicia en nuestro querido deporte”.

En el mismo orden de ideas, para todos aquellos que sostienen “maquiavélicas teorías” que involucran actos de conspiraciones y complots para favorecer a determinados equipos… no habrá VAR que lo evite.

Reglas y reglazos
Eduardo Brizio
ebrizio@hotmail.com