La bodega Saldos Koko en Baja California fue escenario de un controvertido operativo del Servicio de Administración Tributaria (SAT BC), que desató acusaciones de corrupción por parte de su propietaria, Jazmín Alejandra Sandoval.

Según Sandoval, los agentes del SAT BC llegaron sin identificación clara ni orden oficial, ejecutando un embargo precautorio de su mercancía debido a la falta de documentación que acreditara la propiedad de los productos. Esta acción, afirma, fue una represalia por denunciar presuntas extorsiones de agentes de la misma dependencia hacia una cliente.

Regaló toda su mercancía 

En un gesto desesperado para evitar el decomiso, Jazmín Alejandra Sandoval decidió regalar toda la mercancía almacenada en Saldos Koko. A través de sus redes sociales, la empresaria pidió a sus clientes que recogieran los productos gratuitamente, en un intento por evitar mayores pérdidas y proteger su negocio de lo que calificó como un acto injusto.

Entre los productos incautados, se encontraron cajas de vapeadores, que son ilegales según las leyes federales vigentes. Sin embargo, Sandoval asegura que estos productos son el único aspecto ilegal en su inventario.

Alfredo Álvarez Cárdenas, secretario general de Gobierno, ha expresado la necesidad de investigar el incidente, resaltando la prudencia mostrada por la propietaria durante la inspección. La gobernadora Marina del Pilar Ávila también ha solicitado una investigación exhaustiva para determinar las responsabilidades correspondientes en este caso.

Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Sigue el canal de Diario De Morelos en WhatsApp