En el momento de pedir un préstamo es ideal que se pueda devolver. Sin embargo, no siempre se puede cumplir por una serie de situaciones de emergencia en que se necesita el dinero para otras funciones. Y, al final, no se puede destinar lo necesario para pagar la deuda.

Incumplir con los plazos de un crédito hace que la empresa prestadora de dinero empiece a introducir unas penalizaciones que se conocen como los intereses moratorios. Estos son más caros que los normales, por lo que el dinero que se debe devolver a la larga sube de forma considerable.

Si no pagas todo lo que debes, la deuda puede alcanzar unos límites casi insostenibles, por lo que al final resulta imposible pagar. Ante tal situación, la entidad prestamista puede emprender acciones legales contra ti.

En este artículo, con la ayuda de Raimon Moreno (experto en economía de la página de finanzas Financer.com), te explicaremos todo lo que te puede pasar si una empresa decide demandarte por no pagar el dinero que les debes.

 

Si te demandan, ¿puedes ir a la cárcel?

Es la pregunta que se hace la mayoría de las personas ante esta situación y la respuesta es bien simple: no. En México no se puede enviar a nadie a la cárcel por impagos, como aclara el artículo 17 de la constitución mexicana.

Es así porque la única vía por la que te pueden demandar si tienes deudas es la civil en orden mercantil. Solo te pueden enviar a la cárcel si lo hacen por la vía penal, que no es el caso.

Solo te podrían demandar por la vía penal si te acusaran como defraudador. Este no es el caso, ya que eres un deudor. El defraudador es el que, de forma deliberada, toma posesión de otra persona o entidad. En tú caso no lo es, ya que pedir un préstamo te convierte automáticamente en deudor.

 

¿Qué puede pasar si te hacen una demanda mercantil?

Cuando eres demandado, se inicia un proceso legal donde pueden embargarte tus bienes si lo consideran necesario. Sin embargo, es fundamental que te demanden, ya que bajo ningún concepto te pueden embargar si no inician acciones legales.

Normalmente, antes de empezar con todo el procedimiento legal, las entidades intentan negociar el pago de la deuda. La mayoría no quiere empezar con los tribunales porque estos son caros no solo para el deudor, sino para la empresa también. Además, tampoco tienen la certeza al 100% de que ganarán el juicio, por lo que puede que no recuperen el dinero.

 

¿Qué es exactamente una demanda mercantil?

La demanda mercantil es la acción jurídica en la que la empresa prestadora de dinero reclama su derecho a recibir el dinero que se creó a partir de una deuda. Es decir, se hace la demanda porque no se paga lo prometido.

 

¿Qué pasa cuándo se notifica la demanda mercantil?

La notificación de la demanda es el primer paso del juicio mercantil. Así el deudor descubre que se encuentra dentro de un proceso judicial, con lo que puede empezar a establecer una estrategia para defenderse.

En el caso que el deudor tenga el dinero en el momento que se notifica la demanda, lo que se debe hacer es abonar este para cubrir los pagos atrasados. De esta manera, no se procederá al embargo de los bienes y se parará el juicio mercantil.

De lo contrario, si se recibe la notificación pero no se tiene el dinero, se procede al embargo de los bienes. Se embarga todo lo que sea necesario para cubrir el importe de la deuda. Una vez finalizado este, se emplaza al juicio.

 

Mucho cuidado con las demandas falsas

Desgraciadamente, hay ciertas entidades prestamistas que saben que los deudores no conocen cuáles son sus derechos y cómo es el proceder de las demandas. Utilizan una serie de técnicas que no son éticas como las demandas falsas.

Para descubrir si una demanda mercantil es real o no, tienes a tu alcance una serie de herramientas. Por ejemplo, puedes sacar el reporte especial del Buró e Crédito. En este informe se muestra toda tu información crediticia, por lo que descubrirás si realmente has sido demandado o no. Si lo has sido, el texto que aparece es “SG Demanda por el otorgante Demanda interpuesta por la Entidad Financiera o la Empresa Comercial Otorgante del Crédito”.

Aparte de lo anterior, también puedes descubrir si una demanda es real o no sabiendo que:

  • Las demandas nunca se notifican por teléfono.
  • No son una simple hoja fotocopiada, sino que siempre es la original.
  • No se notifica el día que se recibe la demanda, sino que se hace con el desconocimiento del deudor.