El homeschooling, también conocido como Educación en Familia o Escuela en Casa es una opción educativa a la que cada vez optan más personas en todo el mundo.

En esta opción educativa en la que los padres deciden educar a los hijos fuera de las instituciones educativas tanto públicas como privadas.

Son muchas las razones por las que los padres deciden educar a sus hijos en casa, en academias con apoyos externos o bien en la naturaleza, aunque la principal razón es la de estar en desacuerdo con el modelo tradicional de enseñanza que se oferta en el sistema educativo, apostando por una forma de aprendizaje innovadora.

La eterna pregunta que se nos viene a la cabeza cuando hablamos de este tipo de educación es: ¿pero y los niños alcanzan un nivel educativo adecuado? ¿Y no necesitan de otros niños de su edad para favorecer la socialización? Pues depende mucho de los padres y de la manera de focalizar los contenidos. Existe el caso de padres que siguen un calendario similar al que ofrecen en las escuelas, por lo que el ritmo que siguen los niños es igual que los que están escolarizados. 

Pero posiblemente el mayor riesgo para esos niños no sea si sus padres les enseñan a sumar y a restar un año después que al resto de los niños de su edad, sino la incomprensión que existe en la sociedad por este tipo de educación. Lo más normal cuando oímos hablar de educar en casa es que la primera reacción sea criticarlo, pero reflexionemos… ¿es qué todos los alumnos que estudian en un sistema educativo formal tienen éxito?

Quizá sólo necesiten un voto de confianza para ver si funciona.

Una de las preguntas principales que surge cuando decidimos educar sin escuela es ¿como se certifican los niños educados en casa en México? sobre todo pensando que en un futuro nuestros hijos puedieran desear ir a la universidad.

En México contamos con el INEA (Instituto Nacional para la Educación de los Adultos) el cual es un organismo que se encarga de ayudar a personas adultas que por alguna razón no pudieron realizar sus estudios. Cabe mencionar que el INEA no es como tal una organización especial para niños y jóvenes homeschoolers; pero afortunadamente si podemos acudir a ella para fines de acreditación de primaria y secundaria.

Sea en casa o en la escuela, lo primordial y esencial es tener en cuenta las necesidades y deseos de los niños, ya que son ellos mismos los que van a construir su futuro y a tomar las decisiones que marcarán su vida.

Apoyemos una educación igualitaria para todos, sea en un aula o en un salón, para facilitar a esos niños y jóvenes un certificado académico y una facilidad para incorporarse al sistema de enseñanza formal y como no, al sistema laboral.