Ante este regreso a clases en Afganistán, los Talibanes han aprobado la propuesta con la cual dan luz verde a que mujeres sigan con su educación superior, sin embargo hay acuerdos que se deberán respetar.

El Ministerio de Educación Superior de Afganistán, que es dirigido por los talibanes, aprobó que todas las mujeres incluidas alumnas y profesoras deberán portar el hiyab según la sharia para asistir a clases, señalaron que por ahora permitirán que maestros den clases a alumnas, sin embargo esto se tendrá que ir modificando con el tiempo.

“En el futuro, las universidades deberían intentar contratar a profesoras para las alumnas. Mientras tanto, hay que esforzarse por nombrar a profesores de edad avanzada que sean conocidos por ser dignos de confianza para enseñar a las alumnas”, señalaron en la propuesta.

Asimismo las alumnas y alumnos tendrán que entrar a las instalaciones por puertas diferentes, y en el aula no podrán estar presentes de forma mixta.

Ante esto los 131 colegios y universidades del país han empleado métodos diferentes, aunque hay algunas que están dispuestas a separar los horarios para que los alumnos no tengan problemas,  otras han optado por separar a los hombres de las mujeres con cortinas que limiten los espacios.

Imagen

Solo se podrán permitir las clases mixtas si el número de alumnas es menor a 15.

Además, según la propuesta, “todas las universidades están obligadas a designar una zona separada para que las estudiantes realicen sus oraciones“.

Alumnas expresaron su alegría por poder seguir cursando sus estudios superiores, sin embargo no descartan que las nuevas normas sean extremas.

“Hay muchas estudiantes en Kabul que crecieron en un entorno libre en el que tenían la oportunidad de elegir qué ropa ponerse y a qué universidad asistir o si sentarse en un aula con los hombres o no, pero ahora será demasiado difícil para ellas adaptarse a estas normas extremas”, comentaron.

Y es que ante el nuevo régimen las mujeres tendrán que adaptarse a estas reglas, u optar dejar sus estudios ante el posible aumento de reglas cada vez más extremistas.

Por su parte Mina Qasem, de 19 años, afirmó ante medios se encuentra emocionada por comenzar la universidad. “Me pondré cualquier tipo de hiyab que me pidan, siempre y cuando mantengan las universidades abiertas para las mujeres. Estoy muy emocionada por empezar mi próximo capítulo de la vida y mi hermana, que va a terminar el instituto este año, también solicitará plaza en una de las universidades privadas a finales de año”.

La joven afirma e invita a otras mujeres a educarse , sin importar las circunstancias, para poder así tener una voz en el futuro.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado