compartir en:

La primera ministra de Serbia, Ana Brnabiclesbiana, encabezó la marcha del Orgullo Gay que se celebró hoy en Belgrado, y en la que declaró que la situación de los homosexuales mejora cada año en su país.

Cada año mejora (la situación) en Serbia. No tenemos tensiones como en años anteriores durante las semanas que precedían a la Marcha y tampoco las tendremos en las semanas que siguen", comentó Brnabic, en referencia a los episodios de violencia en el pasado, en particular entre 2011 y 2013 cuando la marcha del Orgullo Gay fue suspendida debido a los ataques y amenazas homófobos.

En la marcha de hoy, la cuarta que se celebra sin incidentes desde 2014, participaron unas mil personas.

HISTORIAL VIOLENTO

Además de la jefa del Gobierno, varios ministros y el alcalde de Belgrado, Sinisa Mali, se unieron al desfile, protegidos por un importante despliegue policial pero menor que en años anteriores.

La primera marcha del orgullo gay de Belgrado, en 2010, se convirtió en una batalla campal cuando unas 6 mil personas atacaron a la comitiva y se enfrentaron con los agentes que la custodiaban, en choques que causaron heridas a 124 policías y 17 participantes.

Los tres años siguientes, la marcha quedó suspendida ante las amenazas de grupos homófobos y ultranacionalistas.

Serbia respeta la diversidad, mi mensaje es que el Gobierno de Serbia está aquí para todos sus ciudadanos. Es bueno que podamos tener diferencias", acentuó hoy Brnabic, que fue elegida para el cargo el pasado verano por el presidente serbio, Aleksandar Vucic.

SOCIEDAD CONSERVADORA

Sobre la cuestión de cuándo podría legalizarse el matrimonio homosexual en Serbia, la primera ministra dijo que "todo va paso a paso" y destacó que la situación de los homosexuales en este país ha progresado mucho en los últimos años.

No obstante, los sondeos indican que el 25 % de los serbios no quieren tener a un compañero de trabajo homosexual y que el 44 % de casos de agresión verbal, psíquica o física contra miembros de este colectivo ocurren en el ámbito laboral, muchas veces por parte del empleador.

Además, grupos de defensa de los derechos de los homosexuales estiman que en los dos últimos años pueden haberse producido unas 700 agresiones contra miembros de este colectivo, aunque solo se denuncia un 10 por ciento de esos ataques.