Un terrible crimen de odio se suscitó en la villa universitaria de Ben Aknoun, Argelia, conducido por la homofobia. El pasado 10 de febrero, el cuerpo sin vida de Assil Belalta fue hallado en su habitación con una herida en la garganta. Antes de retirarse, los homicidas se jactaron del asesinato escribiendo "Es gay" en una de las paredes y con sangre de su víctima.

Un día después de la tragedia, estudiantes de la Facultad de Medicina de la universidad en la que estudiaba Assil se reunieron para formar una cadena humana y guardar un minuto de silencio a manera de homenaje para su compañero, quien se declaraba abiertamente bisexual.

Hasta el momento las investigaciones han revelado que minutos antes del crimen, dos personas siguieron al joven hasta su dormitorio, donde entraron por la fuerza y salieron rápidamente. Instantes después huyeron en el auto de Assil. "Los políticos y algunos medios de comunicación homofóbicos son los verdaderos culpables de este crimen que sacudió la ciudad universitaria ayer", declaró Alouen, organización defensora de los derechos LGBTI.

En Argelia la homosexualidad está condenada con hasta tres años de prisión y no existe ninguna iniciativa que combata la discriminación por orientación sexual o identidad de género. A finales del 2018, el primer ministro de Argelia, Ahmed Ouyahia, se mostró en contra del reconocimiento de los derechos de las personas LGBTI, como informa Desastre.