El padre encargado de una iglesia en Tlanalapa, Hidalgo, fue atacado física y verbalmente después de que supuestamente se negara a dar la bendición a un difunto, pues su cadáver se encontraba corrompido.

En un video, que se ha viralizado, se oye cómo el cura trata de explicar que el féretro no puede permanecer adentro de la iglesia por el grado de descomposición del cuerpo, cuando es interrumpido con un empujón y los gritos de mujeres, quienes le solicitan la bendición.

Ante los ataques, el padre se dirige al féretro y da dos oraciones para después rociarlo con agua bendita y retirarse, sin embargo, los familiares del fallecido le siguen protestando.

El padre, identificado como León Valencia Otamendi ya pidió disculpas públicamente pero afirmó que los presentes en la misa no entendieron su concepto de corrompido, al pensar que se refería a “corrupto”.

El sacerdote aseguró, en declaraciones que recoge medio que él se refería al estado del cuerpo, el cual ya estaba en descomposición, por lo que determinó que no era prudente ingresarlo con el féretro al templo repleto de gente.

Explicó que los familiares del difunto eligieron esperar para sepultarlo hasta que él oficiara una misa en su honor.

No obstante que el párroco les había brindado los servicios de un ministro el sábado, la determinación fue esperar hasta el domingo por la tarde.

Por su parte, los familiares ya están juntando firmas, según el medio, para que autoridades eclesiásticas envíen a otro padre a la región ya que piden la destitución del actual.

Los hechos sucedieron el pasado 15 de septiembre, pero el video se ha empezado a viralizar recientemente en redes sociales. 

Aquí el video: