Todos vieron a Camila, una niña de nueve años de edad, salir a jugar en la calle Poder Popular, de la colonia que lleva el mismo nombre, en el municipio de Valle de Chalco, pero después de unos minutos nadie supo dónde se encontraba.

José Cabrera, vecino de la menor, explicó que al filo de las 6.30 de la tarde la niña jugaba en la calle.

Estaba echando unos cohetitos aquí. Nos dimos cuenta porque estaban ahí tirados y lo lógico es que un niño agarre sus cohetes antes irse”.

Inmediatamente, familiares y amigos empezaron a buscar a la menor. Todo sucedió unas horas antes de la llegada del año nuevo.

Fue algo realmente muy rápido, fue cuestión de minutos. Este cuate andaba aquí como eso de las seis y media. Los papás se dieron cuenta como a las siete que la niña no estaba. Como tienen familiares aquí cerca pensaron que se había ido para allá, y ya la empezaron a buscar, pero resultó que no apareció”, añadió Juana Aguilar, vecina de la menor.

Después de dar vueltas decidieron revisar una vivienda que se ubica justo enfrente del domicilio de Camila, donde vivía el supuesto vigilante de la colonia y quien tenía unos días de haber llegado.

Sacando conclusiones, este tipo había estado todo el día merodeando aquí, y pues ya decidimos entrara ahí a ver qué era lo que había y pues ahí estaba la niña. Él había dicho que habitaba ahí, pero se supone que ahí habitaban otras personas”, añadió Juana.

En el lugar fue encontrado el cuerpo de la menor con signos de haber sido ultrajada.

A escasos metros de su casa es donde el sujeto la agarró, la metió, hizo lo que él quiso. Desgraciadamente vivimos en un callejón que no tenemos salida”, apuntó.

Ahora existe indignación por la muerte de la menor, quien los vecinos aseguran era una niña muy alegre.