¿Usas tu celular para transferir dinero o pagar el internet? A partir del 23 de marzo, deberás permitir que el banco obtenga tu ubicación cada que hagas estas operaciones desde tu dispositivo móvil.

La tarde del miércoles se dio a conocer que los bancos en México estarán obligados a solicitar la geolocalización en tiempo real de sus diferentes usuarios para acceder a sus servicios financieros incluidos en las aplicaciones móviles y la banca por internet.

Según un comunicado emitido por la Asociación de Bancos de México (ABM), la medida comenzará a aplicarse desde el martes 23 de marzo y tendrá como objetivo cumplir con el marco legal de la Prevención de Lavado de Dinero y Combate al Financiamiento del Terrorismo del país.

Esta acción es legal, pues se realizará “de conformidad con la Resolución que reforma, adiciona y deroga diversas de las disposiciones de carácter general a que se refiere el artículo 115 de la Ley de instituciones de Crédito publicada el 22 de marzo de 2019 en el Diario Oficial de la Federación”.

Sólo si el cliente otorga su permiso

Sin embargo, esta acción sólo podrá activarse si el cliente otorga su permiso y realizar las actualizaciones y aceptar los permisos pertinentes para utilizar los servicios de cada institución bancaria.

Algunas de las acciones que no se podrán realizar en caso de que las aplicaciones móviles y la banca por internet no funcionen si no se acepta esta condición, serían la apertura de cuenta, realizar contratos, hacer operaciones de manera remota, entre otras.

Usuarios muestran preocupación

En cuanto se dio este anuncio, algunos usuarios de redes sociales se mostraron preocupados por la posible vulneración que tendría su privacidad en caso de activar la geolocalización y compartirla con su banco.

“Esto es peligroso atentan contra la privacidad y seguridad personal, le pueden mal uso los malos empleados para extorsiones por ejemplo, no lo permitamos”, expresó un usuario.

Asimismo, emitieron su postura en contra de toda la información que los bancos ya tienen de sus clientes, pues desde hace algún tiempo, al momento de utilizar por primera vez una app bancaria o abrir una cuenta, comenzaron a solicitar los datos biométricos del usuario, que incluyen huellas dactilares, rostro, identificación de voz, entre otros.

Por su parte, la geolocalización permite informar sobre la ubicación de una persona a otros usuarios y logra asociar ubicaciones del mundo real, por lo que puede, fácilmente, detectar con exactitud el lugar donde se encuentra, así como los movimientos que realiza la persona que la utiliza.

Esto puede suceder aunque el GPS no esté encendido, pues algunas aplicaciones de geolocalización utilizan información de torres de telefonía para triangular la posible posición. En los últimos años esta acción se ha pulido, por lo que genera con más exactitud el sitio donde se encuentra el usuario.

A pesar de la seguridad que pretenden transmitir las instituciones públicas y privadas sobre el resguardo de los datos personales, las personas continúan con la idea de que dicha información puede provocar más fraudes de los que busca evitar, pues puede ser utilizada por los propios empleados o por otras personas para robar identidades o extorsionar a las personas.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado