EN LO que podría decirse que es una rebelión en la granja legislativa, ayer se polarizaron más los intereses de grupos, evidentes en una manifestación de los diputados electos contra los que están en funciones. 
El pretexto, hasta cierto punto válido, es que los próximos legisladores quieren que los actuales no designen cargos relevantes como nuevos comisionados del IMIPE, magistrados y, sobre todo, titular de Auditoría. 
Argumentan que esa tarea debe ser bien analizada y ya no hay tiempo en esta legislatura que está en su recta final; por supuesto, los nuevos diputados se muestran ansiosos de realizar esa chamba tan delicada. 

A LOS jaloneos que se presentan en el Congreso doméstico subyacen otros factores que van más allá de que queda poco tiempo, 64 días calendario; hay intereses políticos y hasta podría haber económicos. 
Decidir quiénes serán nuevos magistrados de los tribunales de Justicia Administrativa y Superior de Justicia, así como comisionados para la transparencia y titular de Auditoría, implica entregar poder y algo más... 
Y qué tal si “alguien-es” ya estuvieron trabajando intensamente para que esto se resuelva ya, no en cualquier sentido, sino en el que “debe de debe”. Huele a que las cosas no están orientándose hacia este fin. 

LO QUE no deja de sorprender es que a estas alturas de la Legislatura no haya disciplina, laboral, y que todavía no esté “armado el tamal”, es decir, conciliados los valores para las designaciones ya mencionadas. 
A saber, los recientes cambios en la Junta de Coordinación Política y de Gobierno, en la Comisión de Hacienda y lo que sigue, han resultado una auténtica rebelión en la granja, incluso entre los de igual filiación. 
El deseo de no abandonar el cargo sin los “honores” merecidos, ha hecho que dos-tres o más diputados se hayan desentendido de la línea que marca su titiritero y quieran irse por la libre lo que resta de la legislatura. 

DICEN, LOS que dicen que saben, que los diputados en funciones no van a permitir que sus sucesores empiecen a mandar antes de que juren el cargo, lo que abre chance a la vendetta a partir de septiembre.

Por: E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata1


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado