TAL VEZ porque en el papel parece sólo un programa más de los que año tras año, sexenio tras sexenio, ponen en práctica los gobiernos, es que el titulado “Levantemos Morelos” hoy pasa un tanto inadvertido. 

Desde su concepción y discreto anuncio, este proyecto de la administración estatal llama la atención, porque en esencia apuntaba a tres objetivos clave que toman relevancia especial durante la pandemia. 

Le tocó en turno a Osiris Pasos tomar bajar la pelota, poniendo a prueba el toque que ya había mostrado al frente del Instituto del Deporte de Morelos, y, al fin futbolero, ha conectado de aire este buen programa. 

LA RAZÓN de que “Levantemos Morelos” destaque es que en tiempos de contracción económica y social por la pandemia de COVID, orienta su meta en tres objetivos que benefician a otros tantos sectores estatales. 

El primer paso es emplear recursos estatales para adquirir una amplia gama de productos básicos en los hogares en negocios pequeños y micro, con lo que estos sanean sus debilitadas ventas por la crisis sanitaria. 

La segunda bondad es que esos productos son armados en despensas y entregados a familias que de por sí vulnerables se han visto aún más afectadas por la contracción laboral y la dificultad de adquirir lo básico. 

UN TERCER beneficio del programa “Levantemos Morelos” es que al llegar los recursos estatales en directo a los negocios de colonia, barrio y poblado de toda la entidad, genera economía en torno a los mismos. 

A saber, el más reciente reporte del programa de la Sedeso indicaba la entrega consumada superior a las 4 mil despensas en municipios como Cuernavaca, Jonacatepec, Tepoztlán, Tlaquiltenango, Miacatlán y Ayala. 

Desde luego, las necesidades son superiores a los recursos para poder enfrentar los efectos económicos de la pandemia por COVID-19, sin embargo, la dispersión de recursos y bienes de consumo es un incentivo. 

VISTO LO que representa este ejercicio práctico de política pública en ocasión de la emergencia sanitaria, tal vez valdría considerar que en el ya próximo 2021 se mantenga, más allá de la ansiada superación de la crisis. 

Por E. Zapata / opinion@diariodemorelos.com / Twitter: @ezapata1