TAL VEZ el día a día en Morelos hace perder o disminuir la capacidad de asombro o temor, hasta que algún familiar o amigo de otra entidad pregunta si es cierto que en un solo día se registran aquí 10 asesinatos…

Gracias también a las “benditas redes”, semanas como la más reciente ponen a Morelos en la percepción externa de un infierno donde se vive de milagro, cual si en otras latitudes como Guanajuato fuera el paraíso.

No, Morelos no está como algunos dicen, pero sí pasa mucho de lo que se difunde, y eso causa daño a corto y mediano plazo en las personas y sus bienes. ¿Tocará esperar sentados la llegada del apoyo federal?

EN OBVIO de que el Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) no manda en Morelos, resulta natural pensar que está buscando la forma de fortalecerse, quizá hasta levantando cascajo.

También es un hecho que a inicio de noviembre viene la renovación de dirigencia tlahuica, por tanto llama la atención que el líder local Gerardo Albarrán se reúna hasta con ex priistas, como el sábado pasado.

El hecho se da en consonancia con las voces que insisten en echar de la dirigencia y del partido a los que ahora son acusados de servir a intereses particulares y no los planteados por su gurú López Obrador.

A LA luz de las nuevas andanzas de la constructora Epccor, misma que participó en la construcción del Paso Express, los más de 20 decesos ocurridos en la obra quedaron impunes durante el anterior sexenio.

Y si eso es malo, es peor que teniendo encina una demanda en el estado de Aguascalientes por un supuesto “cochinero” hecho del nuevo Hospital Hidalgo, participará en la ampliación de la T-2 del Aeropuerto.

Para el nuevo gobierno federal Epccor no ha de tener cola que le pisen o quizá sigue siendo contratista federal por no protestar por la cancelación del contrato del NAICM, y aceptar 290 mdp y otros contratos.

POR SI quedara duda, sí, el próximo lunes cierra el plazo para cumplir con el reemplacamiento vehicular, para lo cual no faltan los típicos rezagados que al cuarto para las 12 se quejan de largas filas. Vienen las multas.

Por: E. Zapata / opinion@diariodemorelos.com / Twitter: @ezapata1