AÚN NO inicia la etapa más crítica de incendios forestales y el panorama pinta mal para Morelos, ubicado entre las 10 entidades con mayor número de conflagraciones, con 46 hasta el inicio de este mes.

Por su extensión territorial menor a otros estados, Morelos no se ubica entre los que han registrado más daño en número de hectáreas, pero en términos proporcionales sí resulta de los más castigados del país.

Frente a este fenómeno, como el de los sismos que recién dio un severo golpe a Morelos, no hay mejor herramienta de combate que la previsión, y es ahí donde la población tiene participación superior.

PARECEN LEJANOS, pero no, aquellos días de 2017 en que Morelos se vio severamente afectado por incendios, los días 24 y 25 de diciembre principalmente por la mano irresponsable de las personas con cohetes.

Antes, en marzo, más de 35 hectáreas de aguacate, en Santa María Ahuacatitlán y Buena Vista del Monte, fueron destruidas por un descomunal incendio cuyo humo nubló el cielo norte de Cuernavaca.

No menos lamentable, en mayo, fue el siniestro que inició en Tepoztlán y se propagó hacia Tlalnepantla y Tlayacapan, para lo que se requirió el apoyo de helicópteros y personal de la Policía Federal y de la Sedena.

EL EFECTO del clima caluroso sobre los bosques con vegetación seca no se puede evitar en Morelos y en ninguna parte, pero la quema agrícola sí, más aún el irresponsable desecho de cerillos o cigarros prendidos.

Se impone prever también la disposición de brigadistas y los titulares de la Comisión Nacional y Forestal, así como la Secretaría de Desarrollo Sustentable y las direcciones de Protección Civil, estatal y municipales.

Decir que vienen los incendios no es asunto de adivinanza, sino proceso natural que saben los expertos en la materia, por lo que se impone que las autoridades hagan acopio de todo lo necesario para afrontarlos.

EL REPORTE ciudadano oportuno de la presencia de incendios por parte de la comunidad es otra de las mejores herramientas; es decir, antes de que la quema se propague a más territorio. Toca a todos la tarea.

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata1