ES POCO probable que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) retome el control del libramiento carretero de Cuernavaca o Paso Express, a pesar de las inquietudes que ha provoca esa vialidad.

Sería más viable que el Gobierno de Morelos asuma las obligaciones y derechos, como ya se ha solicitado, en el entendido que tal tramo de la carretera prácticamente de siempre ha sido una vialidad urbana.

Se torna imperativa una decisión en este caso, frente a la aparición de anomalías en diversos puntos del Paso Express, particularmente en la época de lluvias, que provocan preocupación a los usuarios de la vialidad.

LA CONSTRUCCIÓN del Paso Express correspondió a la administración federal de Peña Nieto y a empresas que difícilmente estarán en activo durante la gestión de López Obrador, pero la inquietud sigue por acá.

Lo causado por el llamado “socavón” dejó resentida a la comunidad y con la inquietud de que pudiera reeditarse un episodio igual, empero el director del Centro SCT Morelos sostiene que no hay riesgo similar.

Y no habría riesgo si es que Caminos y Puentes Federales asumiera a cabalidad la responsabilidad, luego de que el Fonadin le transfirió la obligación, que a su vez venía de Comunicaciones y Transportes.

SI NO han mantenimiento del Paso Express, no sólo en fase correctiva sino también en la preventiva, nadie podrá asegurar que no se podrán presentar anomalías en la vialidad, como las que recién trascendieron.

¿Está Capufe llevado a cabo un programa de prevención-corrección en el Paso Express? Puede inferirse que no, a la luz del desplazamiento de un muro de contención del terraplén aledaño a la colonia Antonio Barona.

Se sabe que una fisura en la superficie de rodamiento provocó la filtración de agua y con ello el deslave del terraplén, lo cual no pudo ser de un día para otro, como para que ni Capufe pudiera advertirlo.

EN SÍNTESIS, si no SCT, ha de ser Capufe o Gobierno estatal el que debe dotar de mantenimiento al Paso Express para evitar una nueva experiencia lamentable… y la ciudadanía, pendiente para denunciar.

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata1