PARA los maleantes organizados es buena noticia que las autoridades estén desorganizadas o, al menos, que muestren diferencias en el discurso sobre acciones que se planean para dar seguridad a la comunidad.

No es buena señal dentro de la estrategia de seguridad que un día salga un funcionario federal diciendo que no vendrán los uniformados federales, y poco después que un estatal diga que sí habrá tal apoyo.

Por o para qué esas diferencias, si ayer mismo se dio la muestra de que sí hay tal apoyo con el anuncio de la llegada de 200 uniformados federales, lo cual fue avalado por la Secretaría que comanda Alfonso Durazo.

POR cierto, en la misma dinámica de dotar de armonía a Morelos, ayer fue buena ocasión para conocer que casi todos los gobiernos municipales signaron el convenio para la estrategia de Mando Coordinado.

Y viene bien porque va en similar sentido al de la estrategia nacional de seguridad y paz, que tiene como herramienta más esperanzadora a la Guardia Nacional que debe entrar en vigor en breve, salvo algunos trámites.

A saber, ayer al mediodía los congresos de Michoacán y Yucatán completaron los 32 que van con la Guardia Nacional y hoy pueden darse las declaratorias en el Senado y la Cámara baja. Alias, buena esperanza.  

APARTE de estos auxilios federales, ahí vienen también los apoyos económicos del Programa de Fortalecimiento para la Seguridad (Fortaseg), que son $3 mil 930 millones a nivel nacional para 2109.

Ahora bien, para Morelos en particular se seleccionó a seis municipios que por sus características de población, capacidad policial, tamaño del problema y dos factores más, recibirán el apoyo vía la Comisión de Seguridad.

A Ayala le tocan $9 millones; a Cuautla, $13 millones; a Cuernavaca, $18.8 millones; a Jiutepec, $9.7 millones; a Temixco, $11.7 millones, y a Yautepec, $11.5 millones, que vendrán a reforzar a los uniformados.

ALIAS, parece que empiezan a alinearse los astros de la seguridad a favor de Morelos, porque ciertamente las frías pero contundentes cifras indican que la inseguridad ha empeorado en el proceso de cambio de gobierno.

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata1